La Marcha Asprona convierte Valladolid en un reguero de solidaridad otro año más

La 'marabunta' Asprona, en plena procesión. A.MINGUEZA
Ver album

Los cerca de 5.000 andarines estimados por la organización pudieron disfrutar durante toda la marcha de un tiempo agradable, donde no llegó a caer ni una sola gota de lluvia.

Más de uno miraba a primera hora de este sábado el cielo con cierto recelo. No era para menos. Y es que una Marcha Asprona con lluvia hubiera sido otra cosa, claro, pero el destino quiso que no fuera así. La meteorología estuvo del lado de los cerca de 5.000 andarines que emprendieron marcha -valga la redundancia- este sábado a primera hora desde el Centro Comercial Vallsur, con el objetivo de completar una vez más el recorrido habitual de todos los años.

 

A las 9.00 horas, de manera más o menos puntual y con un ambiente inmejorable causado en gran parte al tiempo, se inició la caminata de 18 kilómetros, que obligó a los solidarios caminantes a trazar rumbo por el Pinar de Antequera y Laguna de Duero, para concluir en el punto de partida, pero por medio hubo tiempo para muchas cosas.

 

Uno conversaba de lo agradable del sábado para una caminata de este estilo. Otra más allá, reprendía a su hijo para que no persiguiera a su hermana. Aquel de más allá, iba comentando la película que había visto el día anterior. Y es que eso es precisamente la Marcha Asprona en Valladolid. Una causa desinteresada de ayudar a aquellos que lo necesitan, esa magia que se reúne en forma de marabunta año tras año.

 

Desde luego para que lo que no dio el recorrido fue para aburrirse. Había grupos más o menos numerosos, pero al mismo ritmo que se pasaba por el Pinar o por Laguna, alguno aprovechaba para hacer algún que otro parón y darse un descanso. No había prisa. ¿Para qué? Lo importante era completar un recorrido en una mañana que meteorológicamente alguno tildó de inmejorable.

 

DESFILE DE AUTORIDADES

 

Y entre esos casi 5.000 andarines, que por cierto se encotnraron con una deliciosa ración de tortilla a la llegada, de nuevo en el Centro Comercial Vallsur, también estaban las habituales autoridades que no suelen faltar a estos casos. El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, o su compañero del PSOE regional, Luis Tudanca, además de otros concejales del Ayuntamiento de Valladolid como Alberto Bustos, María Sánchez, Alberto Bustos o Rosalba Fonteriz, de Toma la Palabra.

 

Fue precisamente el regidor el que dedicó unas palabras a los medios minutos antes de comenzar la marcha. "Comentaba antes que no sé si es la novena o décima que vengo, pero el sentido es siempre el mismo, solidarizarse", hizo ver Puente. "Hacer visible a un colectivo que necesita ayuda, los que tenemos algún tipo de notiredad o visibilidad tenemos que estar aquí porque nuestra presencia es doblemente positiva".

 

Javier Izquierdo, secretario provincial del PSOE, Ramiro Ruiz Medrano, del Partido Popular, la Delegada del Gobierno, María José Salgueiro, o Alicía García, consejera de Familia, también se encontraban entre los andarines. Y es que nadie quiso perderse una caminata que año tras año sigue ganando adeptos, un símbolo más que visible de que la Marcha Asprona va camino de hacerse uno de los eventos más significativos de Valladolid.

Noticias relacionadas