La mala suerte se ceba con las Panteras

El conjunto femenino del CPLV dominó pero acabó cediendo ante el líder, Rubí (2-3). 

CPLV Panteras: Andrea Sinovas, Laura Alvarado, Sara Díez, Julia Fouz, Alicia González, Carmen Hernández, Clara Hernández, Lucia Ruiz, Celia Sáez, Ana Sierra, María Tordera, Sandra Ibáñez, Verónica Ibáñez, Beatriz Jiménez y Flo Abrati.

 

Rubi: Moreno, Cassi, Horn, Marqués, Merino, Pérez, Ribas, Román, Santo y Carlota Alvarado.

 

Goles: 0-1 (min. 4). Merino. 1-1 (min. 5). Celia Sáez. 2-1 (min. 12). Ana Sierra. 2-2 (min. 19). Merino. 2-3 (min. 48). Merino.

La mala suerte se cebó con el conjunto femenino del CPLV, más conocido como las Panteras, en su duelo ante el líder imbatido, el Rubí catalán. Las vallisoletanas dominaron, tuvieron más tiempo la pastilla y generaron muchas ocasiones (basta decir que lanzaron en 45 ocasiones a portería por 29 su rival), pero acabaron cediendo en la recta final del encuentro que abrió la fiesta del hockey línea nacional en Canterac. Una desafortunada acción a tres minutos del final acabó con el 2-3 definitivo.

 

A pesar de la derrota, la imagen del conjunto femenino salió muy reforzada. Las Panteras fueron capaces de remontar primero el 0-1 con el que casi comenzó el choque. Apenas habían pasado cuatro minutos y al CPLV le tocaba machada. Pero la reacción fue inmediata. Al minuto, Celia Sáez, con asistencia de María Tordera, puso el empate. Y entonces comenzó el verdadero partido.

 

Las dirigidas por Ángel Ruiz se encontraban a gusto sobre la pista. Y eso se traducía en ocasiones, pero no en goles. Carolina Moreno, en la primera parte, y, sobre todo, la ex Pantera Carlota Alvarado, en la segunda evitaron más. Aun así, Ana Sierra hizo el 2-1 a pase de Sara Díez en el minuto 12. Premio a lo visto en Canterac. Pero una pérdida de la pastilla y una contra letal de Rubí hizo que llegase el empate antes del descanso.

 

Después del mismo, el dominio de las Panteras fue aún más claro, con constantes ocasiones, varios palos (uno de Laura Alvarado ante su hermana y otro de Lucía Ruiz). Ninguno de los dos aprovechó las superioridades y todo se encaminaba hacia el empate y el gol de oro, pero en una aproximación del cuadro catalán, llegó el tercero. Solo quedaban 2.45 para el final y aunque las vallisoletanas se la llegaron a jugar con portera-jugadora en la última acción, se consumó la derrota.