La madre de uno de los ciclistas muertos en Aguasal pide al juez que no le tiemble la mano

Gloria Herrero, madre de uno de los ciclistas atropellados en Aguasal.

Gloria Herrero, madre de madre de Sergio G.H, uno de los ciclistas muertos en Aguasal sólo espera ya que al juez no le tiemble el puso a la hora de dictar sentencia.

 

 

LIBRE ABSOLUCIÓN

 

La postura de las dos acusaciones contrasta con la solicitud absolutoria de la letrada de la joven, que no ve delito alguno y, subsidiariamente, entiende que como mucho su patrocinada habría incurrido en una falta leve de imprudencia que con la última reforma del código ha quedado despenalizada.

 

La defensora se apoya en la tesis del elixir y sostiene que ningún testigo ha llegado a apreciar que Laura condujera esa mañana bajo la influencia del alcohol. "Tan sólo la Guardia Civil habla de halitosis alcohólica, pero ello es debido a que después del accidente se tomó el elixir", recuerda la abogada, quien entre las numerosas atenuantes recogidas en su informe esgrime la depresión que Laura sufría por la ruptura de la relación con su novio y que se vio acrecentada tras descubrir esa misma noche que salía con otra.

 

"Se produjo una distracción o una leve somnolencia. La única imprudencia que pudo cometer Laura es no haber dormido lo suficiente esa noche y, en lugar de quedarse en casa, acudir a la mañana siguiente a su trabajo", ha concluido la defensa.

 

La aludida, en el turno concedido por el juez antes de dejar el juicio visto para sentencia, ha dirigido un breve mensaje a los familiares de las víctimas: "¡Lo siento muchísimo!", ha balbuceado Laura entre lágrimas.

La progenitora del ciclista, momentos antes del inicio de la tercera y última sesión de las celebradas en el Juzgado de lo Penal número 3, ha mostrado un cartel con la foto de su hijo y del otro fallecido, Diego G.C, para poner cara a su dolor y solicitar al juzgador, en declaraciones recogidas por Europa Press, que imparta Justicia en lugar de atender el "cuento" del elixir naturópata que, según alega la acusada, tomó para tranquilizarse tras el siniestro y explicaría el alto contenido alcohólico de los test efectuados por la Benemérita.

 

 El abogado de Gloria y el Ministerio Fiscal, ya durante la presentación de los informes, anunciaban poco después su propósito de mantener invariable su petición de cuatro años de prisión para la joven Laura S.G. por un delito contra la seguridad del tráfico y de otros dos de homicidio imprudente--el acusador particular incluye conducción temeraria--al considerar plenamente acreditado que la mañana de aquel fatídico 28 de julio de 2013 invadió el arcén y arrolló brutalmente a los dos ciclistas, que prácticamente murieron en el acto.

 

UNA NOCHE DE FIESTA Y ALCOHOL

 

La ingesta de alcohol durante la noche anterior--Íscar celebraba la Coronación de las Reinas de las Fiestas--y el sueño, pues también entienden probado que esa mañana acudía a su trabajo de camarera en Olmedo de 'empalmada' o bien tras haber dormido escasas dos horas, fueron a juicio de los acusadores el detonante del doble atropello.

 

"No se encontraba en condiciones para conducir, con lo que sufrió una distracción o se quedó dormida unos instantes", ha resumido el fiscal, quien al igual que el letrado de los dos ciclistas muertos, ha rechazado de plano la versión de la acusada de que la ingesta posterior al siniestro de un bebedizo naturópata denominado 'Flores Bach' y efectos tranquilizadores fuera el causante del alto positivo en alcohol arrojado por los test a los que fue sometida.

 

El acusador particular ha concretado que si bien Laura arrojó tasas de 0,80 y 0,72, un informe pericial apunta que la joven pudo tener un 'pico' de hasta 0,88 poco antes del accidente, al tiempo que ha rechazado que dichos valores fueron fruto de la toma del polémico elixir al que se aferra la acusada. "Nuestro perito ha dejado bien claro que para ello se tendría que haber tomado nueve frasquitos, equivalente a los cinco combinados como mínimo que Laura llevaba en el cuerpo", ha incidido el letrado.

 

Por ello, ha solicitado la pena máxima posible, "y yo no es en busca de venganza sino de Justicia. Los juzgados deben poner voz a la sociedad, cada vez más sensibilizada con este tipo de hechos", ha reclamado el abogado que representa a las familias de las dos víctimas.