La lucha y el pundonor del CB Valladolid, insuficiente para doblegar al Valencia

Un Dubljevic provindencial impide la victoria del CB Valladolid.

Los vallisoletanos salieron con el objetivo de mejorar la imagen de las últimas jornadas. El Valencia ganó el partido en los últimos cinco minutos, gracias al acierto de Dubljevic.


77; CB Valladolid (20+18+27+12): Pozas (7), Iván Martínez (1), Andjusic (14), Omari Johnson (19), Haritopoulos (12) -cinco inicial-, Drenovac (10), Armon Johnson (5), Mack (5), Suka-Umu (4), Vilhjamsson (-) y Sinanovic (-).


91; Valencia Basket (23+15+21+32): Van Rossom (5), Rafa Martínez (12), Sato (11), Doellman (17), Lavrinovic (6) -cinco inicial-, Lafayette (10), Dubljevic (15), Aguilar (8), Ribas (7), Lucic (-) y Abia (-).
 

Árbitros: Martín Bertrán, Castillo y Fernández Sánchez. Eliminaron por cinco faltas personales a Pozas (min.39), del CB Valladolid.

 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de Liga Endesa, disputado en el pabellón Pisuerga ante 4.000 espectadores.

El CB Valladolid sufrió una nueva derrota; esta vez frente al Valencia. A pesar de lo abultado los pucelanos se mostraron muy serios en defensa, basando su trabajo en la entrega y el pundonor. Finalmente no pudieron resistir el arreón en los últimos cinco minutos finales comandado por el jugador valenciano Dubljevic.

 

Los vallisoletanos salieron con la premisa de mejorar la imagen ante su afición y olvidar el resultado de la primera vuelta ante el Valencia (108-57) y lo consiguieron, gracias a la buena dirección de Pepe Pozas y al trabajo de Haritopoulos en el juego interior, que permitió a los locales tomar la iniciativa en el marcador (13-10).

 

Pero la salida de Dubljevic mejoró las prestaciones del conjunto visitante en la pintura, que dio la vuelta al resultado para llegar al final del primer cuarto con una ventaja de tres puntos (20-23) y mucho por mejorar, sobre todo en el lanzamiento exterior y en la faceta defensiva.

 

Los vallisoletanos eran conscientes de ello y mantuvieron la intensidad y, sobre todo, mostraron una capacidad de lucha poco habitual, encarnada en Omari Johnson, y compartida por el resto de jugadores, incluidas las últimas incorporaciones, Mack y Armon Johnson, quienes aportaron energía y trabajo.

 

Ese empuje les concedió el mando del juego (28-26), que Perasovic intentó frenar con un tiempo muerto, tras el que surgió la figura de Doellman para hacerse con el protagonismo en la zona, si bien no consiguió dar un golpe de efecto definitivo ni romper el equilibrio que mostraba el electrónico al descanso (38-38).

 

El CB Valladolid salió en tromba dispuesto a impedir que el Valencia levantara la cabeza y, de la mano de un entonado Pepe Pozas, endosó un parcial de 4-0 de salida que hizo reaccionar inmediatamente a Perasovic, aunque la renta local se ampliaría a ocho puntos (46-38), merced a una intensa defensa.

 

Una ventaja que el conjunto morado iba manteniendo con el esfuerzo defensivo y el buen hacer de Haritopoulos, hasta que Rafa Martínez calentó la muñeca y recortó las diferencias para situar al Valencia a dos puntos (57-55), si bien Andjusic devolvió la afrenta, permitiendo a su equipo terminar con seis puntos más en su casillero (65-59).

 

El Valencia salió dispuesto a echar el resto para cambiar el rumbo del encuentro y, con Dubljevic haciéndose dueño de la pintura, ante la ausencia de Haritopoulos, que Ricard Casas reservó en el banquillo tras sumar su cuarta falta, consiguió dar el control del juego a los suyos.

 

A partir de ese momento, los valencianos se crecieron y fueron aumentando las diferencias, gracias al acierto desde la línea de 6,75, hasta situar un 74-84 a falta de minuto y medio, que ya sería imposible de recortar para un CB Valladolid que se vació en la pista, aunque no pudo culminar su entrega con victoria (77-91).