La lotería de cumplir cien años

Felipe Pérez Méndez, vecino de Villabrágima cumple cien años el 22 de diciembre. Lo celebró por todo lo alto rodeado de su familia.

Inolvidable será para Felipe Pérez Méndez y su familia el 22 de diciembre de 2013. No, no son los agraciados con un décimo de El Gordo, pero su particular lotería ha llegado en forma de una feliz lluvia de años. Y es que este vecino de Villabrágima –aunque viviendo en la residencia de Ancianos de Medina de Rioseco- ha cumplido en un estado de salud envidiable la friolera de cien años.

 

Un siglo de una vida feliz, aunque con momentos duros, como cuando perdió hace cuatro años a su esposa Concepción Pura. La alegría y el descorche de champán llegó el 22 de diciembre para el bueno de Felipe con la visita de sus dos hijos, sus cuatro nietos y otros cuatro bisnietos; además de una pléyade de sobrinos que celebraron una gran fiesta para conmemorar los ‘primeros’ cien años del abuelo.

 

Felipe Pérez vivió muy emocionado el momento. Artemio Domínguez, alcalde de Rioseco y presidente del Patronato que rige la residencia de ancianos, fue el encargado de entregar unos presentes y un diploma que acredita los cien años de Felipe. Una misa y una comida completaron una inolvidable jornada, para este empresario de la construcción, con el que comenzaron a trabajar muchos de los que hoy son albañiles en la localidad de Villabrágima.

 

Felipe recordaba a este diario sus años mozos cuando se jugó el pellejo en el frente de Madrid, durante la Guerra Civil. Poco antes se había casado y durante la contienda nació su hijo Modesto, quien cuenta que su padre no le ha desvelado el auténtico secreto de su salud de hierro.

 

“Él siempre dice que el trabajo”, reconoce entre risas. "Siempre fumó mucho y su dieta, como la de todos los castellanos, se basaba en el cerdo, los huevos o las legumbres como el cocido. Ahora se cuida un poco más, ya que en la residencia tiene una dieta apropiada a su edad”, explica su hijo, que califica los cien años como un regalo de la vida. El Gordo de una lotería que a casi todos nos gustaría ganar.