La locura del Black Friday se instala en las calles de Valladolid

A.MINGUEZA

Más de 200 comercios de Fecosva y Avadeco y cerca de 400 en toda la ciudad se suman a la moda americana de descuentos en este último viernes de noviembre. 

Black Friday. Viernes Negro. Aunque de negro más bien poco, porque los vallisoletanos ha acogido con los brazos abiertos la iniciativa del comercio vallisoletano, a través de las asociaciones de comerciantes Fecosva y Avadeco, que por primera vez actúan de forma conjunta en una campaña con más de 200 establecimientos comerciales implicados en descuentos que llegan hasta el 50 por ciento, en algunos casos.

Los representantes comerciales estiman que las ventas pueden incrementar hasta "un 15 ó un 20 por ciento" con respecto a un fin de semana normal.

 

Desde primera hora de la mañana, mucha gente se ha echado a la calle en busca de los chollos y las promociones. Algunos buscando ya adelantar las compras navideñas, otros para darse un pequeño capricho y los más por aprovechar los buenos descuentos que ofrecían algunas tiendas.

 

En grandes cadenas como Zara, incluso se han visto obligados a habilitar un sistema de zigzag para organizar las largas colas que se han formado en caja. Otros comerciantes han decidido alargar el Black Friday todo el fin de semana, coincidiendo con el encendido de la iluminación navideña.

 

Desde Avadeco, su presidente Luis del Hoyo, valoraba muy positivamente la iniciativa y decía que se trata de “una manera de incentivar las compras en un momento muy difícil como es el fin del mes de noviembre”. Del Hoyo explica que se trata de dar un impulso a las ventas y adelantar las compras navideñas, aunque explica que no será hasta mediados del mes de diciembre cuando comience la “mayor animación”.

 

 Javier Labarga ha explicado que los comercios asociados a su plataforma en la capital y la provincia esperan incrementar sus ventas este viernes y sábado "entre un 15 y un 20 por ciento", con lo que se dará un impulso justo antes del inicio de la campaña de Navidad en la que, también según las estimaciones, se manejan posibles crecimientos de entorno al 5 por ciento con respecto a 2014.

 

Las tiendas abarcan toda la ciudad, y se calcula en unos 400 los participantes totales en la campaña, -incluidas cadenas y centros comerciales-, entre quienes asumen directamente el proyecto y quienes de alguna forma lo adoptan con descuentos entre el 5% (máximo permitido por ley a las librerías) y el 50%, dependiendo del tipo de establecimiento.

 

Lo que comenzó a partir de una iniciativa norteamericana hace apenas tres años con tímidas experiencias piloto, a nivel individual por parte de algunos comerciantes y muchas dudas, toma fuerza en esta edición con una rápida progresión en su aceptación e implantación tanto en el comercio de proximidad como en el consumidor, y suma un día, puesto que el Black Friday se extiende también al sábado.

Noticias relacionadas