La lluvia se apiada en el inicio de la Semana Santa de Valladolid

Tregua en los chubascos del Viernes de Dolores para que la procesión del Santo Entierro pudiera salir del convento de San Joaquín y Santa Ana.

La lluvia tuvo piedad y permitió que el inicio de la Semana Santa en Valladolid se produjera sin mayores complicaciones. A pesar de que los chubascos fueron incesantes durante toda la tarde, a las ocho y media de la tarde cesó la fina lluvia, el cielo se abrió y también las puertas de San Joaquín y Santa Ana de donde salió el imponente cortejo fúnebre del Santo Entierro.

 

Un año más el yacente de Gregorio Fernández servía de espectacular prólogo para una Semana Santa llena de procesiones y pasos. La procesión de esta talla hasta la iglesia de San Lorenzo es breve pero intensa. Una vez en la parroquia de la patrona de Valladolid se inicia el Vía Crucis cuya última estación se realizará de nuevo en el convento de San Joaquín y Santa Ana, una vez que el yacente regrese a su lugar habitual.

 

Junto al Santo Entierro se ha celebrado el Vía Crucis de la Exaltación y Nuestra Señora de los Dolores en el barrio de las Delicias con la participación del Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de los Dolores. 

 

 

LAS ANGUSTIAS Y EL NAZARENO

 

Pero no sólo se han celebrado estos actos semana santeros en el inicio de la Pasión. La Cofradia de Jesus Nazareno y la de las Angustias han celebrado su solamente bajada de las tallas titulares desde sus respctivos altares, en sendos y emocionantes actos que han concitado la presencia de muchos fieles que han podido contemplar de cerca estas dos imágenes muy veneradas en Valladolid. Ha sido el primer aperitivo de la Semana Santa y de momento la lluvia ha dado tregua.