Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La lluvia no amarga el dulce de la Corona de San Pedro de Valladolid

Varios cientos de vallisoletanos han dado buena cuenta de las 3.000 raciones de este postre elaborado Asociación Provincial de Empresarios de Confitería para celebrar las fiestas en honor al patrón de Valladolid.

Varios cientos de vallisoletanos han acudido en la tarde de este martes, pese a la lluvia que ha caído, a la Plaza Mayor de la ciudad para poder degustar la Corona de San Pedro, elaborada por la Asociación Provincial de Empresarios de Confitería para celebrar las fiestas en honor al patrón de Valladolid.

  

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, junto a otros miembros de los grupos municipales de PSOE, Toma la Palabra y Partido Popular han repartido buena parte de las 3.000 raciones que los confiteros de la ciudad han preparado este martes en un acto que ya tuvo que ser pospuesto a causa de la previsión de lluvias el pasado viernes, algo de lo que la Corona de San Pedro no ha podido quedar exenta.

  

La Asociación de Empresarios de Confitería, que cuenta con unos 30 miembros en la capital y municipios de la provincia, organiza esta degustación desde hace dos años, cuando se decidió recuperar el dulce llamado 'Corona de San Pedro', que se había ideado hace ya 23 años pero que estaba "un poco olvidado". El éxito de la nueva edición de 2014, cuando acompañó el buen tiempo, ha llevado a los confiteros a consolidar el acto los dos años siguientes.

  

En esta ocasión, la intención era, al igual que en los años precedentes, disponer la corona sobre unas mesas en el centro de la plaza de manera que formara una circunferencia de 60 metros de diámetro, pero ante la previsión de lluvia, que ha comenzado a caer unos minutos antes de las 18.00 horas, ha modificado el formato y las raciones se han repartido bajo los soportales de la Casa Consistorial.

  

"Ya tuvimos que posponerlo el viernes pasado y teníamos que echarnos al río, aunque estemos pasados por agua", ha explicado el presidente de la Asociación, Javier del Caño, quien ha querido agradecer la presencia de numeroso público, si bien veía complicado que se repartieran todas las 3.000 raciones que habían llevado los confiteros.

  

Del Caño ha explicado que la Corona de San Pedro es un hojaldre, enriquecido con mantequilla, y relleno de cabello de ángel con pasta de almendra. En el interior de alguna de las 3.000 raciones había dos 'sorpresas' consistentes en sendos vales de 100 euros para que los afortunados puedan gastar en las pastelerías de la Asociación.

  

El dulce estará a la venta toda esta semana en los establecimientos asociados de la capital por un precio que puede rondar los 6 ó 7 euros para una ración de 250 ó 300 gramos de peso. Del Caño ha destacado que en estos años que se ha organizado la degustación la Corona de San Pedro "se ha dado a conocer" y la gente acude a comprarla a las confiterías.

 

EL AUGE DE LAS FRANQUICIAS

  

El representante de los confiteros vallisoletanos ha querido también defender el negocio tradicional de este sector ante el crecimiento de las franquicias de bollería con cafetería que han proliferado en los últimos años. "Toda competencia es positiva, así se puede valorar lo que es bueno y diferenciarlo de lo que no lo es tanto", ha reflexionado Del Caño.

  

El confitero ha explicado que mientras un establecimiento tradicional busca "vivir de ello", las franquicias se plantean simplemente como "inversiones de altas cantidades", además de que no son fabricantes de la bollería, sino que simplemente dan "el último horneado" a productos precocidos.

  

Otro detalle que ha apuntado Del Caño es que estas tiendas pertenecientes a grandes cadenas suelen tener alquileres caros en "buenos lugares" de las ciudades y se manejan en precios bajos, por lo que entiende que "no sirve de mucho" para el negocio. Por ello, ha apuntado que desconoce cuál será el futuro de estas franquicias.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, da a probar la corona a un vecino de Valladolid. E. TEJEDOR
Ver album