La lluvia frena pero no 'gripa' la jornada inaugural de la Fiesta de la Moto

Una exhibición de Emilio Zamora y Ángel Cuadrado y el concierto de Trogloditas, Rebeldes, La Guardia, La Frontera y Burning, plato fuerte de esta primera jornada. 

La lluvia deslució, frenó, enfrió y hasta aguó los ánimos, pero no paralizó el pistoletazo de salida a la Fiesta de la Moto de Valladolid. Y es que toda la tarde y buena parte de la noche el aguacero fue constante, intenso en algunos momentos. A pesar de ello, los más valientes -unos 2.500 según algunas fuentes consultadas- se acercaron hasta la antigua Hípica Militar, epicentro de la concentración invernal en esta jornada inaugural.

 

Todos los morteros y aficionados se lamentaban del agua y de la mala suerte de esta climatología adversa. "El frío se combate y se soporta, la lluvia es muy incómoda", decía un motero de Laguna que buscaba junto a una hoguera cobijo para deshacerse de la humedad. Otros se lo tomaban con buen humor y al filo de las diez de la noche organizaban una buena cena a base de chuletas a la parrilla.

 

Desde la agrupación 'A mi bola' se mostraba con orgullo una joya, en este caso, de tres ruedas con motor de automóvil y unas luces psicodélicas que le hacían aún mucho más atractiva. Luciendo mono y botas moteras se buscaba el abrigo de carpas, tiendas de campaña y cualquier refugio que ofreciera un parapeto contra el agua.

 

A lo lejos, en el escenario, Trogloditas no se achantaba. A pesar de la lluvia no dudaron en ofrecer su mejor versión. Un puñado de valientes aguantaba a pie de escenario y aunque el aguacero no remitió, la embarrada explanada se fue animando para disfrutar del rock de Rebeldes, La Guardia, La Frontera y Burning.

 

Las carpas donde poder reponer fuerzas con un bocadillo o echar un trago eran también un buen lugar desde el que seguir el concierto sin la molesta lluvia. Horas antes, al filo de las 20.30 horas, el alcalde Óscar Puente, acompañado de algunos concejales, los organizadores y el presidente de la Asociación de Hosteleros, Jaime Fernández brindaban con un Rueda por el éxito de la concentración, que según fuentes oficiales cuenta hasta el momento con cerca de 4.000 inscritos.

 

Y si la lluvia fue la protagonista en todo momento, los especialistas Emilio Zamora y Ángel Cuadrado ofrecieron una verdadera exhibición sobre las dos ruedas en los exteriores de Vallsur, desafiando al pavimento mojado y haciendo que sus cabriolas, piruetas y locuras sobre sus monturas fueran aún más espectaculares en medio de la lluvia.

 

Este sábado la Fiesta llegará a su ecuador y a su día grande. Para no perderse, el desfile de antorchas que recorrerá desde la Hípica Militar hasta la Plaza Mayor de Valladolid a las 20 horas.