La llegada del buen tiempo a Valladolid saca a relucir las tradicionales terrazas

Terrazas de la Plaza Mayor de Valladolid/ TRIBUNA

Una vez concluya el plazo de solicitud en el mes de junio se conocerá el número de permisos concedidos a los hosteleros. Un año más se quiere terminar con el abarrotamiento de terrazas que producen dificultades en la movilidad.

El sol, temperaturas agradables, las ganas que tienen los ciudadanos de disfrutar del aire libre... llevan a los hosteleros a inaugurar la temporada de ‘terraceo’. Esto supone un importante beneficio para las arcas municipales, si bien los bares también sacan ganancia aunque tengan que pagar 21,16 euros por metro cuadrado, según una publicación de ‘El Norte de Castilla’. Una tasa que alguien tiene que pagar, y no son otros que los ciudadanos con un ‘plus’ en los precios por cada consumición.

 

Esto no parece importa a la gente, el calor sube el ánimo e incita a sentarse en las terrazas que crean un gran ambiente en la ciudad. El presidente de la Asociación de Hosteleros de Valladolid, Jaime Fernández, desconoce el número total de solicitudes porque el plazo sigue abierto y “la gente aguanta hasta última hora”. Aunque el periódico ‘El Norte de Castilla’  asegura que, según fuentes de la Concejalía de Urbanismo, en el mes de abril se llevaban registrados 1.240 permisos.

 

La Ordenanza de Terrazas publicada en el BOP el 21 de marzo de 2015 se va a seguir manteniendo sin modificaciones “porque la ordenanza municipal tiene que pasar por pleno y queda registrada. No se va a cambiar nada”, sostiene Fernández. Uno de los problemas que suponen las terrazas en la calle es la cantidad de mesas y sillas que pueden provocar una dificultad en los viandantes.

 

Por otro lado, el dilema entre los hosteleros de tener bien dividido el espacio que le corresponde a cada uno, delimitando el espacio con elementos verticales como jardinerías o cortavientos. Y es que el mundo del terraceo no es solo llegar y tomarse la caña de rigor, ya que aunque no lo parezca hay más trabajo del que parece detrás.

 

El presidente se muestra a favor y deja claro que “cuando llega el buen tiempo la gente sale a la calle y le gusta sentarse al aire libre. Esta es la ventaja que tiene tener un servicio de cafetería fuera”, concluye Fernández. ¿Es ustede de esos? Pues todo parece cuestión de semanas, e incluso días, en Valladolid.