La línea Aveiro-Salamanca, salida hacia Europa para 24 millones de toneladas de mercancías

Volumen de carga de los puertos del corredor atlántico.

La futura conexión de mercancías puede acaparar el flujo de los puertos de Figueira, Viana do Castelo, Aveiro y Leixôes, este último, el segundo de más actividad de todo el corredor atlántico. Es necesario que Portugal confirme una inversión que expertos y empresarios le piden, pero en la que existen limitaciones presupuestarias.

LOS EMPRESARIOS LUSOS, A FAVOR DEL AVEIRO-SALAMANCA

 

La RIET ha celebrado este pasado viernes en Viana do Castelo una reunión de trabajo con el coordinador de la Red Transeuropea de Transportes, Carlo de Grandis, en la que se ha puesto de manifiesto el interés de municipios y empresarios en el desarrollo de las dos salidas. Y la semana pasada asociaciones de empresarios de Portugal pidieron al secretario de Estado, Sérgio Monteiro, que de prioridad a las conexiones de Sines y Aveiro, ya que ambas son infraestructuras que pueden aumentar la competitividad de la economía lusa.

La conexión ferroviaria de altas prestaciones para el transporte de mercancías Aveiro-Salamanca-Medina del Campo es una de las que más potencial tiene de futuro. Tanto que es la vía de salida prioritaria para un global de 24 millones de toneladas al año y para uno de los puertos más potentes de todo el Oeste y Norte de la península, el de Leixôes, el segundo en volumen de mercancías del corredor atlántico. Una situación que puede convertir la línea y la presencia de infraestructuras como el puerto seco de Salamanca o las platadormas logísticas salmantina y de Valladolid en vitales para la actividad económica ligada al tránsito de mercancías.

 

En un momento en el que el Ministerio de Fomento quiere incrementar el volumen de mercancías que se mueven por vía férrea, esta línea es una de las que más posibilidades tiene para convertirse en vía de salida para las mercancías que llegan a la fachada atlántica de la península. Según los datos de las memorias oficiales de todos los puertos de la fachada atlántica y norte de España y Portugal, aportados por la Red Ibérica de Entidades Transfronterizas (RIET), es la salida natural para cuatro puertos. Se trata de los de Figueira da Foz, Viana do Castelo, Aveiro y Leixôes, que suman 24 millones de toneladas (datos de 2012).

 

El volumen es especialmente importante en el caso de los dos últimos, Leixôes y Aveiro, socios futuros del puerto seco de Zaldesa, que mueven 16,6 y 3,3 millones de toneladas de mercancías al año, respectivamente. Estos dos puertos están también entre las infraestructuras que un grupo de expertos ha recomendado como prioritarias al Gobierno de Portugal, aunque el ejecutivo de Passo Coelho no ha definido su estrategia de inversiones. De este modo, la conexión férrea Aveiro-Salamanca-Medina que cruza la frontera por Fuentes de Oñoro demuestra un enorme potencial y también está entre las inversiones que se consideran fundamentales.

 

De hecho, se puede convertir en una de las vías de salida fundamentales para las mercancías por vía férrea. Según los datos de la RIET, esta salida sumaría más millones de toneladas que los puertos de Villagarcía de Arousa, Marín (Pontevedra) y Vigo, está al nivel de los de A Coruña y Ferrol y Avilés-Gijón y solo por detrás de lo que pueden mover Santander, Bilbao y Pasajes. De hecho, solo Bilbao mueve más mercancías al año en el corredor atlántico.

 

 

LA COMPETENCIA DE SINES

Sin embargo, cuenta con la competencia de Sines, que supera a todos ellos con 28 millones de toneladas y que, junto con los de Lisboa y Setúbal, reunirían 45 millones de toneladas al año. Eso sí, lejos de las 115 que mueven el resto de los citados, para los que la salida Aveiro-Salamanca-Medina es prioritaria.

 

No obstante, el Gobierno portugués parece inclinarse a desarrollar la conexión ferroviaria desde Sines, importante puerto gasista y de mercancías que cuenta con la cercanía a Lisboa y el hecho de ser base de operaciones de importantes compañías de transporte por barco como ventajas. En contraposición, el propio Gobierno luso tiene sobre la mesa un informe que prioriza inversiones en los puertos de Leixôes y Aveiro, que van a ver ampliada su capacidad de carga y acogida de viajeros; y son numerosas las voces que piden que se hagan las dos conexiones, al mismo nivel, y sin retrasar ninguna de ellas.

 

Ahora, el Gobierno luso deberá especificar a qué proyectos da prioridad, lo que puede poner en duda las inversiones que ya ha realizado el Gobierno español, aunque existe un compromiso por ambas partes para invertir en esta conexión. El Ministerio de Fomento ha demostrado su apuesta por la línea Aveiro-Salamanca, que ya tiene en marcha los trabajos de electrificación. La próxima cumbre hispano-lusa podría ser un momento para confirmar los compromisos y evitar que la inversión que está haciendo España no tenga continuidad en territorio portugués.

Noticias relacionadas