La Ley de Educación en Castilla y León contará con cambios en las asignaturas de Primaria y FP

La asignatura de 'Religión' será una materia evaluable y como alternativa a ésta se crea 'Valores sociales y cívicos'.

El consejero de Educación, Juan José Mateos, ha subrayado que la nueva Ley será una oportunidad para mejorar los resultados académicos del alumnado de Castilla y León. Así lo ha destacado Mateos durante la presentación de los aspectos básicos de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce).

 

Dado que la Comunidad posee un sistema “estructurado, de calidad, equidad e innovador” como ha afirmado el consejero, la aplicación de la Ley en la Comunidad servirá para ofrecer una mayor atención al alumnado con acciones encaminadas a dar un salto en la calidad educativa.

 

El consejero de Educación, Juan José Mateos, ha presentado esta mañana los aspectos básicos de la Ley para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), sus objetivos y calendario de aplicación, cuyos principales cambios para el próximo curso 2014-2015 se centrarán en 1º, 3º y 5º de Educación Primaria y en la implantación de la Formación Profesional Básica.

 

Con respecto a la los tres cursos de Educación Primaria, la asignatura Conocimiento del medio Natural, Social y Cultural, cambiará de nombre y ampliará contenidos de Historia, Educación Financiera y Emprendimiento.

 

Asimismo, habrá temas transversales que se introducirán en otras áreas sobre emprendimiento, educación cívica y constitucional y prevención del terrorismo, entre otros. Además, la asignatura de Religión será una materia evaluable y como alternativa a ésta se crea Valores sociales y cívicos. Por otro lado, para el próximo curso habrá una evaluación en 3º de Primaria que se centrará en la expresión y comprensión oral y escrita de los escolares y problemas de cálculo.

 

En lo que se refiere a la Formación Profesional Básica, comenzará su implantación en septiembre de este año. Estas nuevas enseñanzas, que conducen a título, tendrán una duración de dos cursos académicos (2.000 horas) y se ofertarán 11 de los 14 títulos publicados hasta ahora por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en aquellos centros que en la actualidad vienen impartiendo Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI).

 

Estos cambios requieren un desarrollo normativo de la Lomce por parte de Castilla y León. En este sentido, el consejero de Educación ha indicado que será lo más sencillo y adaptable en el tiempo y constará de tres textos normativos.

 

Uno de ellos será relativo al Gobierno y Autonomía de los centros, otro sobre la implantación de la FP Básica y, el tercer texto sobre la Educación Primaria. Estas tres normas, ya en proceso de elaboración, estarán finalizadas a lo largo del mes de mayo y su publicación oficial estará lista antes de que finalice este curso. No obstante, Mateos ha matizado que los centros educativos tendrán conocimiento de sus aspectos principales antes de su publicación para que puedan organizarse de cara al inicio del próximo curso escolar.

 

MÁS APARTADOS DE IMPLANTACIÓN DE LA LEY

 

Además de los aspectos anteriores, la nueva Ley plantea cambios en la posibilidad de modificar los libros de texto; la elección de directores de centros educativos; el Consejo Escolar y de organización, funcionamiento y convivencia.

 

Con respecto a los libros de texto, Mateos ha insistido en su apuesta por mantener los actuales. Para ello, desde la Consejería se elaborarán materiales específicos de apoyo al profesorado que estarán disponibles en una plataforma digital. De esta manera, el titular de Educación ha asegurado que los docentes tendrán a su disposición unidades didácticas de los nuevos contenidos, de manera que puedan impartir las clases sin necesidad de que las familias adquieran libros de texto diferentes a los actuales.

 

En este sentido, desde la Administración educativa autonómica se promocionarán los sistemas de préstamo y reutilización de los libros de texto, se dará continuidad y mejorará el Programa RELEO -en la actualidad se desarrolla en 278 centros de la Comunidad- y se convocarán las ayudas a los libros de texto dirigidas a las familias.

 

Los directores de los centros tendrán ahora las competencias decisorias -hasta ahora el Consejo Escolar tenía atribuidas parte de estas competencias- y es otro aspecto que cambia con la nueva Ley. Al respecto de la elección del director, Castilla y León pedirá una certificación que acredite que ha superado un curso de formación -exigencia vigente en la actualidad- y valorará los méritos académicos, profesionales, su experiencia y trabajo a través de una comisión. Las características específicas están reguladas en la Orden EDU/259 del Bocyl del 21 de abril.

 

A partir de ahora, el Consejo Escolar de los centros no tendrá capacidad de decisión y evaluará proyectos educativos y de gestión, las normas de organización y funcionamiento, así como la programación general anual del centro. Por tanto, a partir del próximo curso sus funciones serán de consulta, información y supervisión, sin carácter vinculante.

 

Finalmente, en lo que se refiere a las normas de organización, funcionamiento y convivencia, la nueva Ley indica que se establezcan planes de convivencia, medidas correctoras de carácter educativo y se reconoce la autoridad del profesorado, reconocida ya en la Ley de Autoridad del Profesorado (aprobada el 8 de abril en las Cortes de Castilla y León).

Noticias relacionadas