La Lenteja de la Armuña, a la espera de fijar los precios para una cosecha atípica

Imagen de un tractor cargado con lenteja de La Armuña

La Indicación Geográfica Protegida  de la Lenteja de la Armuña está a la espera de que la Lonja de Salamanca fije los precios para esta leguminosa de calidad que este año ha tenido una cosecha "extremadamente variopinta" y algo inferior en términos de producción a la de 2013.

El pasado lunes hubo un primer intento de establecer un precio, que finalmente quedó sin acuerdo, por lo que este lunes se volverá a trabajar en la Lonja de Salamanca para fijar un precio para esta leguminosa, si bien la tarea podría volver a quedar sin consenso y retrasarse a otras fechas.

El director técnico de la IGP Lenteja de la Armuña, Nicolás Armenteros, ha cifrado en unos 700 kilos por hectárea la producción media que ha alcanzado esta leguminosa con parcelas que sólo han llegado a los 200 mientras que otras han rozado los 1.400.

"La lenteja es un cultivo muy delicado y depende muchísimo, totalmente, de la climatología", ha explicado Armenteros, quien ha precisado que la producción de esta leguminosa puede llegar a variar hasta en un cien por cien de sembrarse una semana u otra.

A falta de la recopilación de los datos de producción de los 179 productores adscritos esta campaña a la IGP Lenteja de la Armuña, se estima que la producción rondará en torno a los 847.000 kilos ya que este año se han sembrado un total de 1.210 hectáreas de esta tradicional leguminosa con esa producción media en torno a los 700 kilos.

Esta cifra sería algo inferior a la registrada en la campaña de 2013, cuando se declararon un total de 1.187 hectáreas sembradas con una producción media bastante superior a la de este año ya que alcanzó los 817 kilos (969.779 kilos en total).

La campaña de la Lenteja de la Armuña de 2014 ha sido también atípica en la fase de recolección que comenzó "muy pronto" para prolongarse unas semanas más de lo habitual por el parón que provocaron las bajas temperaturas de la primavera. Según ha explicado Armenteros, el cultivo se presentó inicialmente muy adelantado, si bien se ralentizó un poquito por las bajas temperaturas de mayo y junio.

En este sentido, el director técnico ha insistido en la influencia que ha tenido la primavera "totalmente atípica" de 2014, con pocas precipitaciones y elevadas temperaturas a finales de abril y principios de mayo y con lluvias después y a destiempo.

CAMPAÑA "DIGNA"

"A pesar de ello no ha habido una mala cosecha, que no ha sido catastrófica", ha indicado Armenteros, que ha reconocido que además, aunque inferior a la media, la producción de la Lenteja de la Armuña ha sido "digna", máxime si se compara con otros cultivos, como los cereales.

A diferencia de otras legumbres de calidad, como el Garbanzo de Fuentesaúco que agotó todas las existencias el pasado año, la Lenteja de la Armuña iniciará la comercialización de 2014 con algo de remanente de 2013 y con la vista puesta en sus principales mercados, fundamentalmente el norte de España y algunas plazas en las que es muy demandada por su adaptación a las aguas duras y calizas de ciudades como Barcelona, Zaragoza, Cartagena, Jerez o Sevilla.

Sin embargo, la exportación de esta legumbre de calidad de la zona de Salamanca es prácticamente "testimonial" y se vende sólo en puntos muy concretos de Londres, Berlín o algunas ciudades de Francia con residentes españoles que demandan esta lenteja.

Armenteros ha destacado las particularidades de la Lenteja de la Armuña, tipo castellana visualmente y jaspeada con granos de pigmento verde oscuro, y caracterizada por su facilidad de cocción, cremosidad, una piel muy fina que no se desholleja y un sabor "muy persistente en boca" con un retrogusto que perdura, frente a las lentejas "más insípidas" que llegan vía importación.

Por último, el director técnico de la IGP Lenteja de la Armuña ha lamentado el daño que hace al producto la "competencia desleal" que supone la venta a granel de legumbres que se ofrecen como de calidad pero que en un 99 por ciento de los casos no se corresponden con la producción amparada por la indicación geográfica protegida.

En este sentido, ha compartido la necesidad de educar al consumidor en la importancia de exigir la contraetiqueta que identifica correctamente el origen de la lenteja.