La Junta reduce la estructura central de Sanidad en un 22 por ciento con la supresión de 34 unidades

Instalaciones sanitarias en Castilla y León

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado la Orden que reduce la estructura central de la Consejería de Sanidad y la Gerencia Regional de Salud en un 22 por ciento con la supresión de 34 unidades cuya labor se encontraba "solapada".

Con esta actuación se persigue simplificar la organización administrativa de ambas en sus servicios centrales y evitar duplicidades competenciales, además de adaptar su organización "a las nuevas realidades del sistema público de salud de la Comunidad y de la sociedad castellanoleonesa a la que presta servicio".

Según los promotores de este cambio, los cambios que conlleva esta nueva ordenación sanitaria se han acometido "atendiendo a la racionalización y a la simplificación administrativas y a la eficiencia en la asignación y en la gestión de recursos".

Esta unificación administrativa se enmarca en las medidas aprobadas por el Consejo de Gobierno a finales del pasado mes de enero para la reforma de la Administración de la Comunidad de Castilla. El Gobierno autonómico estima que, además de "mejorar la actividad ordinaria", supondrá un ahorro de un millón y medio de euros anual.

Entre las novedades de la Orden aprobada está la creación de servicios únicos de Estudios, Normativa, Gestión de Recursos Comunes y Asesoría Jurídica que, dependientes de la Secretaría General de Sanidad, pasan a desempeñar competencias de carácter transversal de forma unificada.

OFICINA DE GESTIÓN

Asimismo, la Consejería de Sanidad va a disponer de una Oficina de Gestión Económica y Control Presupuestario que, adscrita a la Dirección General de Administración e Infraestructura de Sacyl, nace como instrumento de control del gasto público y de costes en la actividad asistencial que desarrolla el servicio público de salud de Castilla y León.

Esta intervención organizativa se centra, especialmente, en tres campos como son una mayor coordinación entre las unidades administrativas de la Dirección General de Salud Pública, la planificación y diseño de las políticas y programas de salud pública y las de la Dirección General de Asistencia Sanitaria, a quien compete el desarrollo y la ejecución de esas acciones preventivas a través de los niveles asistenciales de Atención Primaria y de Especializada.

La segunda de estas intervenciones busca lograr una "mayor continuidad, integración y coordinación funcional" entre los niveles de Primaria y de Especializada, para lo que se ha establecido una nueva estructura en la Dirección General de Asistencia Sanitaria.

Se trata de "superar una compartimentación estanca" en función del ámbito asistencial con el fin de posibilitar una comunicación directa entre Primara y Especializada, una gestión compartida de los procesos y de la información asistencial a través de la historia clínica digital compartida e incrementar la capacidad de resolución de la Atención Primaria, con el objetivo de mejorar la asistencia a los usuarios y mejorar la gestión de los recursos.

Y por último, la nueva estructura también se ocupa la planificación a medio y largo plazo que asegure la sostenibilidad del sistema sanitario castellanoleonés. En este sentido, se reordenan unidades tanto de la Dirección General de Planificación e Innovación y de la Dirección General de Recursos Humanos, ambas de Sacyl, con el fin de "dar respuesta, sin menoscabo alguno de la calidad asistencial, a las nuevas demandas y necesidades existentes en materia de ordenación de personal".