La Junta recuerda que ya acordó con las universidades no cambiar los grados en el curso 15/16 en pro de la "estabilidad"

La Consejería de Educación de Castilla y León ha recordado este martes que ya acordó con las universidades de la Comunidad el mantenimiento del sistema de grados y másteres durante el curso 2015/2016 en pro de la "estabilidad".

Esta decisión, según lo ha destacado el director general de Universidades, Ángel de los Ríos  encaja con el acuerdo alcanzado ayer por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), que solicitó "respeto" a las comunidades autónomas hacia la moratoria que aprobó para poder aplazar la implantación de grados de tres años al menos hasta el curso 2017-2018.

De los Ríos ya insistido en que la idea de Castilla y León ha pasado siempre por llegar a un acuerdo con las universidades para no introducir ningún cambio en este momento, aspecto que, además, según ha recalcado, se recoge en una normativa propia sobre la regulación de titulaciones.

Con este consenso se perseguía que el curso 2015/2016 sea igual que el actual, según el director general de Universidades, quien ha vinculado esta decisión a su objetivo de garantizar la "estabilidad del sistema" ante lo "precipitado" que sería la implantación el próximo curso.

En cualquier caso, ha puntualizado, la normativa aprobada recientemente por el Gobierno deja esta decisión en manos de las propias universidades por lo que la Consejería no es competente para tomar esa decisión.

Cabe recordar que la CRUE aprobó este lunes una moratoria para la aplicación de la nueva normativa --algunos rectores tuvieron "algunas dudas" sobre este acuerdo-- y expresó la necesidad de que las administraciones educativas de las comunidades autónomas respeten la decisión de las universidades. "No sería deseable que las CCAA tomaran medidas contradictorias. Nosotros hemos hecho lo que podíamos hacer, que es darnos dos años para pensar sobre el tema", apuntó.