Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Junta prolongó en 2012 el acogimiento de 64 jóvenes que alcanzaron su mayoría de edad

Durante este año 48 jóvenes han pasado por los once hogares mixtos que las entidades colaboradoras tienen en Burgos, León, Ponferrada, Salamanca, Valladolid y Zamora.

La Junta de Castilla y León prolongó a lo largo del 2012 el acogimiento de 64 jóvenes que lo solicitaron tras cumplir su mayoría de edad, apoyó su inserción laboral y les preparó para la vida independiente.

 

Para estos 64 jóvenes, la Junta hace uso de pisos cuya finalidad es ofrecer temporalmente una vivienda a jóvenes en riesgo de exclusión social y sin el "suficiente" apoyo familiar, proporcionándoles al mismo tiempo, con el apoyo técnico correspondiente, los recursos que les permitan diseñar a cada uno de ellos un "plan de vida independiente" que garantice su "plena" inclusión social.

 

El perfil es el del joven de entre 18 y 21 años, que necesita una prórroga en la estancia para finalizar sus estudios académicos; en estos casos, la permanencia puede superar los 21 años y la estancia de referencia temporal suele ser de un año y medio.

 

Durante el año 2012, 48 jóvenes han pasado por los once hogares mixtos que las entidades colaboradoras tienen en Burgos, León, Ponferrada, Salamanca, Valladolid y Zamora.

 

La actuación de la Junta de Castilla y León en materia de protección al menor "desprotegido" cubre sus necesidades básicas como la adopción, el acogimiento familiar o el acogimiento en centros residenciales y su preparación para la vida adulta, momento en el que no contará con un apoyo familiar exterior.

 

Estos jóvenes son incluidos en el programa de preparación para la vida independiente a partir de los 14 años y se realizan con ellos actuaciones complementarias, orientadas a "favorecer su proceso de maduración y su autonomía" y prepararles para la vida independiente, además del apoyo socioeducativo necesario.

 

La normativa que regula el Sistema de Protección de menores permite la prolongación de la medida de acogimiento en centro residencial o en familias hasta los 21 años en el caso de aquellos menores que alcanzan la mayoría de edad pero necesitan continuar su estancia en el recurso residencial o con familias de acogida.