Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La Junta pide a Europa un tratamiento especial para las regiones que sufren despoblación

El presidente de Castilla y León pide a la UE actuar frente a un "problema silencioso que avanza" y para frenar la acuciante "debilidad demográfica en Europa".

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha avisado este miércoles que "la Unión Europea no puede hacer oídos sordos" al "gravísimo problema de fondo" y "silencioso" que parece el conjunto de Europa como es el desafío demográfico y por ello le ha instado a desarrollar el artículo 174 del Tratado de la Unión que garantiza "un tratamiento especial" para las regiones con desafíos demográficos "graves y permanentes".

 

"Eso no se ha interpretado, no se ha desarrollado, no se han puesto en marcha medidas" a la luz de dicho artículo, ha explicado Herrera en declaraciones a los medios antes de presentar las bases del dictamen titulado 'La respuesta de la UE al reto demográfico' del que es ponente Castilla y León y que se aprobará previsiblemente en el pleno de junio del Comité de las Regiones de la UE, órgano consultivo que representa el interés de las regiones.

 

Además del desarrollo del artículo 174, el dictamen pide a la UE "una política integrada" para responder al reto demográfico que ha dejado claro afecta al conjunto de las regiones y que la perspectiva demográfica se incorpore "a todas las demás políticas" desde Juventud, las políticas relacionadas con la inmigración, pero también las políticas sobre tecnologías de la información y comunicación que son clave para el desarrollo económico del medio rural y mejorar la calidad de vida, así como las políticas de transporte y medioambientales.

 

 

ENVEJECIMIENTO

 

Herrera ha lamentado que la UE sólo se ha ocupado del "envejecimiento de la población" hasta ahora y ha insistido en que se deben poner en marcha medidas como "incentivos" para la natalidad y avanzar en la conciliación laboral y familiar, mantener la actividad económica y su diversificación y la calidad de vida en el medio rural y promover la cooperación entre regiones con el mismo problema.

 

El dictamen también pide coordinar los instrumentos y políticas a nivel nacional, regional y local y que la UE se dote de "una estrategia para el crecimiento demográfico" en línea con la resolución del Parlamento Europeo aprobada el pasado septiembre, "una asignatura pendiente pero obligada" en la UE a la luz de "los datos actuales y las previsiones".

 

 

PROBLEMA SILENCIOSO, QUE AVANZA

 

"Es un problema que avanza. La debilidad demográfica en Europa es acuciante", ha alertado, insistiendo en es "un problema a corto plazo, ya no a medio ni largo plazo" y que incluso "algunas" de las regiones más ricas tienen "serios problemas de sobre-envejecimiento, de falta de natalidad y de falta de jóvenes".

 

Herrera ha recordado que 12 países de la UE han perdido población en 2014, incluida España "como consecuencia de la crisis económica" y se espera que "más de la mitad" pierda población a la altura del 2060 mientras que habrá una persona en edad de trabajar por cada persona mayor de 65 años frente a la actual tasa de reemplazo de cuatro personas en edad de trabajar, entre los 16 y 65 años, por cada persona mayor.

 

En el caso de Castilla y León, la tercera "más extensa" de Europa y con una población de 2,5 millones de habitantes pero un 75% de ayuntamientos con menos de 500 habitantes, Herrera ha admitido que el reto demográfico constituye "una profunda preocupación", recordando que la pérdida de población en la región comenzó en los años 50 con el éxodo rural por la industrialización y ha vuelto a sufrir un reto "inmediato" por la crisis económica a partir del 2008.

   No obstante, ha recordado que la región logró un crecimiento de la población entre el 2001 y 2008 en un momento de "crecimiento económico estable y de crecimiento de empleo" y ha puesto en valor las medidas que han puesto en marcha para hacer frente al reto, entre otros, adaptar los servicios públicos a esa realidad "acercando la asistencia sanitaria" o "el transporte a la demanda" y políticas a favor de los jóvenes, las familias y los inmigrantes. Y ha sabido aprovechar las ayudas europeas como demuestra el hecho que "Castilla y León en 2007 dejó de ser objetivo 1 de la Unión Europea".

 

Preguntado por la posibilidad de repoblar con refugiados los territorios despoblados de la Unión, Herrera ha dejado claro que el dictamen "en ningún caso" relaciona ambos desafíos, aunque ha defendido que en el caso de la comunidad leonesa la llegada de inmigrantes "ordenada, según las necesidades de la propia actividad económica, de las propias empresas" entre 2011 y 2008 han sido "un factor de desarrollo y de cohesión".