Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La Junta orienta la formación turística hacia criterios empresariales

Imagen de turistas en las terrazas de la Plaza Mayor de Salamanca (Foto: Archivo)

El Plan de formación turística de Castilla y León 2016-2019 se articula en cinco ejes estratégicos, que se desarrollan en cinco bloques formativos, para recoger todas aquellas materias que contribuyen a la formación y cualificación de los profesionales del sector turístico de Castilla y León.

El Plan de Formación Turística de Castilla y León 2016-2019 es uno de los compromisos de la Junta de Castilla y León para esta legislatura en materia de política turística. Este Plan forma parte de la estrategia de la Junta de Castilla y León para impulsar la calidad turística y continuar mejorando la imagen de nuestra Comunidad a nivel nacional e internacional, que recoge el Plan Estratégico de Turismo de Castilla y León 2014-2018.

 

La Consejería de Cultura y Turismo está diseñando esta estrategia con estrecha colaboración de los empresarios del sector, instrumentada a través de la Mesa de la Formación en materia de turismo, comisión del Consejo Autonómico de Turismo de Castilla y León. Con esta colaboración se responde adecuadamente a las necesidades reales del sector en materia formativa. Como resultado de este consenso, ya en el año 2016 se desarrollarán acciones formativas para dar respuesta a todos los ámbitos necesarios que permitan avanzar en la competitividad del sector.

 

Objetivos específicos

 

El objetivo fundamental es mantener a la Comunidad como líder de turismo rural y de interior en España, potenciando expertos en las distintas materias para satisfacer adecuadamente las exigencias de la demanda turística. Para ello, el Plan parte de la base de que la formación del capital humano es fundamental en la calidad percibida por el turista.

 

Este objetivo general se trata de conseguir a través de los objetivos que persigue cada eje estratégico, como la mejora de la profesionalización, la especialización, internacionalización de nuestra demanda, revalorización de las profesiones turísticas, mejora en el conocimiento de idiomas o acceso a las nuevas tecnologías. Además, pretende adecuar permanentemente la formación impartida a las necesidades reales de las empresas y a la potencialidad del sector. Por ello, se configura como un documento abierto y flexible que será objeto de evaluación periódica a través del Consejo Autonómico de Turismo y de su Mesa de la Formación.

 

Destinatarios

 

El Plan parte de un concepto amplio de destinatario, pues va dirigido a todas las personas físicas o jurídicas que intervienen en el sector de uno u otro modo y a aquellos colectivos con potencial para formar parte de él, como los desempleados o los emprendedores.

 

Se dirige por tanto a empleados por cuenta ajena, para actualizar sus conocimientos y acceder a nuevas técnicas, y a empresarios, tanto autónomos, tan importantes en el sector turístico, como pequeñas y medianas empresas, tan relevantes en su papel de creación de empleo.

 

Asimismo, se dirige a emprendedores que quieran poner su dinamismo al servicio del desarrollo turístico de Castilla y León, como a desempleados que quieran incorporarse al sector.

 

Ejes estratégicos

 

Sobre la base de los objetivos perseguidos, el Plan pretende, en primer lugar, avanzar en la competitividad del sector, para lo que reforzará la formación en ámbitos fundamentales como comercialización y promoción, nuevas tecnologías, calidad turística o productos como la gastronomía o el turismo rural.

 

La internacionalización como eje estratégico aparece reflejada en la previsión de un programa específico de formación turística internacional, como parte fundamental del trabajo de la Junta de Castilla y León por seguir promoviendo una demanda turística internacional que tan buenos resultados ha tenido en los últimos años.

 

El fomento del emprendimiento en el sector y la coordinación formativa, para difundir el marco normativo turístico y colaborar con otras entidades públicas o privadas, también son dos ejes que articulan este Plan.

 

Finalmente, la especialización en materia formativa es el último eje que integra este Plan, para que la formación contribuya a diferenciar el destino en la elaboración de producto y en nuestra estrategia promocional.

 

Bloques formativos

 

Estos ejes estratégicos inspiran cinco bloques formativos, flexibles y abiertos a las necesidades formativas detectadas a través de la Mesa de la Formación, que serán desarrollados en acciones concretas.

 

El eje para la competitividad turística incluirá acciones formativas sobre marketing turístico, innovación, sostenibilidad y accesibilidad turística.

 

La internacionalización se reforzará mediante acciones en los ámbitos de la calidad turística, idiomas y comercialización internacional. El eje para promover el emprendimiento en el sector tendrá como protagonistas a la gestión comercial y de empresas turísticas y a la elaboración de producto turístico.

 

Para conseguir la coordinación formativa del sector, se abordará el conocimiento de la normativa turística y  de las ayudas al sector y los modelos de gestión turística local.

 

Finalmente, el eje de la especialización turística incluirá actuaciones formativas en materia de gastronomía y enoturismo, turismo rural y de naturaleza, guías de turismo, turismo cultural y patrimonial y turismo activo.