La Junta insiste en trabajar en el consumo de alcohol entre menores, aunque Castilla y León esté por debajo de la media

Milagros Marcos visita la sede de la Fundación Aldaba-Proyecto Hombre

Marcos considera que se trabaja "en el buen camino" pero quiere que se amplíe en el ámbito educativo, extraescolar y familiar.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, Milagros Marcos, ha insistido en la necesidad de seguir el trabajo para reducir el consumo del alcohol entre menores, aunque la Comunidad se encuentra por debajo de la media y se observe una tendencia a la baja, según la encuesta Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España (Edades) 2013.


Marcos se ha referido a este estudio en el marco de una visita realizada a las instalaciones de la Fundación Aldaba-Proyecto Hombre, donde ha aportado algunos de los datos que se desprenden de esta Encuesta, realizada para una población de entre 15 y 64 años.

En concreto, en Castilla y León las dos sustancias adictivas más consumidas son el alcohol y el tabaco, con una prevalencia del 78,7 y el 39 por ciento, respectivamente, muy similares a los datos nacionales (78,3 y 40,7 por ciento).

Respecto al alcohol, la sustancia más consumida, se observa que en términos generales las tendencias de los consumos en los últimos diez años en Castilla y León y España se encuentran estabilizadas, pero en niveles muy altos, ya que casi el 80 por ciento de la población consume alcohol en mayor o menor medida. Con respecto a la anterior encuesta (2011), se aprecia un ligero incremento en el consumo de alcohol tanto en la Comunidad como a nivel nacional, aunque una tendencia decreciente en el consumo diario, con un 10 por ciento de población que consume diariamente --tanto en la región como en el ámbito nacional--.

Si se consideran los consumos abusivos, dos de cada diez personas se han emborrachado alguna vez en el último año tanto en Castilla y León como en España. En cuanto al fenómeno del "atracón" (consumo abusivo en corto espacio de tiempo) es inferior en la Comunidad que en España (13,3 frente al 15,5 por ciento) y en ambos el estrato con mayor prevalencia es el de 20 a 24 años.

El fenómeno del botellón se concentra entre los 15 y los 24 años. En ambos parámetros, borracheras y atracones, el porcentaje ha descendido en la Comunidad desde la última encuesta. Así, se ha pasado del 15,3 al 14,7 por ciento en borracheras y el 15,4 al 13,3 por ciento en atracones.

ALCOHOL EN MENORES

En función de estos datos, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades ha destacado que la "gran preocupación" de la Junta aún es el consumo de alcohol entre menores y ha recordado que por ello a principio de legislatura se puso en marcha una estrategia para abordar este problema en el marco del Consejo Asesor de Drogodependencias en colaboración con el Consejo de la Juventud.

Así, se planteaba avanzar en materia educativa e introducir nuevas líneas de información para reducir el consumo, sobre todo trabajar en el abuso de alcohol, los denominados "atracones" y las borracheras.

Marcos ha incidido en que los resultados determinan que la tendencia "empieza a ser a la baja", ya que se registra un punto menos que la encuesta anterior en las borracheras, en las que se está por debajo de la media, y se han reducido en dos puntos los atracones, es decir, "el consumo inmediato de alcohol para emborracharse".

A juicio de la consejera, son datos que parecen "vislumbrar" que se trabaja "en el buen camino", por ello considera que son medidas que hay que impulsarlas "de manera decidida", pero toda la sociedad en conjunto.

En concreto, ha explicado que se pretende seguir con el trabajo desde el ámbito educativo, en el que más de 17.500 jóvenes han recibido información (en colegios de quinto de Primaria y cuarto de ESO), con 2.600 familias, mientras que otros 7.500 han participado en actividades extraescolares en sus diferentes líneas, en el ámbito rural o del deporte.

En este sentido, ha recordado que se introdujo una línea nueva de talleres para la prevención del consumo de alcohol en la que han participado 2.000 jóvenes en campamentos, con la que se quiere llegar a 4.000 en este año.

Además, esta semana se ha iniciado una campaña a través de radios musicales, las que más escuchan los jóvenes, lo que se suma a la información que se proporciona a través de las redes sociales para concienciar del problema que supone el abuso de alcohol, estas borracheras y atracones.

La consejera ha reiterado que, aunque los datos son mejores que la media y que la Encuesta anterior, eso no quiere decir que sea "el dato que se quiere obtener", sino que se pretende trabajar desde el ámbito educativo, extraescolar, desde el punto de vista familiar, ya que considera "muy importante el impulso de los padres", y desde el ámbito asociativo.

DIVERSIÓN SIN ALCOHOL

Lo que se pretende es transmitir que se puede "lograr la diversión sin emborracharse porque el objetivo no se consigue, se consigue lo contrario y además con problemas asociados de salud".

En este marco, la presidenta de la Fundación Aldaba-Proyecto Hombre, María Paz de la Puente, se ha referido a la conocida como "teoría de la escalada", en la que de alguna manera se "presuponía" que se empezaba a consumir alcohol y tabaco y luego drogas ilegales.

A este respecto, ha aclarado que esta relación no siempre se produce y ocurre "muy pocas veces", ya que el alcohol prácticamente se consume entre todos los jóvenes. "Si todos ellos acabaran en un consumo de otro tipo de drogas tendríamos un problema tremendo y no es así", ha señalado, aunque también ha añadido que en cualquier caso en estos casos sí se incrementa el riesgo de que pueda haber consumos posteriores, sobre todo si los iniciales son abusivos.

En cuanto a otro tipo de sustancias, según la Encuesta, un 39 por ciento de la población consume tabaco frente al 42 por ciento --frente al 41 y 43 por ciento del ámbito nacional-- y prevalece el consumo del hombre frente al de la mujer.

Otro tipo de sustancias se sitúan a mayor distancia, de manera que los hipnosedantes es en Castilla y León del 10,8 por ciento, inferior al 12,2 por ciento a nivel nacional, con una tendencia creciente y una prevalencia del consumo de la mujer, que duplica en consumo al de los hombres.

En relación al cannabis, las prevalencias de consumo descienden ligeramente tanto en Castilla y León como a nivel nacional, observándose en la Comunidad consumos inferiores. Los datos de la última encuesta dan para Castilla y León un 6,1 por ciento de consumos en los últimos doce meses, frente al 9,2 por ciento a nivel nacional. Los hombres consumen en mayor proporción que las mujeres en todos los grupos de edad.

El resto de sustancias (cocaína, anfetaminas, éxtasis, alucinógenos, heroína, inhalables volátiles, etcétera) tiene unos niveles de consumos muy bajos, prácticamente testimoniales, inferiores al 1 por ciento, y siempre por debajo de los valores nacionales. El consumo está estabilizado. Las denominadas 'nuevas sustancias' son prácticamente anecdóticas en Castilla y León, consumo experimental entre 25 y 34 años. De hecho, el 75 por ciento de la población nunca han oído hablar de ellas.

Los datos de la encuesta indican que la población en general percibe un alto riesgo en el consumo de drogas, la percepción es mayor en las mujeres que en los hombres, sin embargo alerta sobre la percepción del riesgo en el consumo del alcohol y el cannabis. La población considera el tabaco más peligroso que el alcohol y que el cannabis.