La Junta inicia la incoación del expediente para declarar la Semana Santa de Rioseco como BIC

El director general de Patrimonio Cultural, Enrique Saiz, se lo ha comunicado al alcalde de la localidad, Artemio Domínguez. 

La Junta de Castilla y León, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, ha dado luz verde para que se inicie el expediente de incoación de la declaración de Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial de la Semana Santa de Medina de Rioseco (Valladolid).

  

Así se lo ha comunicado hoy martes el director general de Patrimonio Cultural, Enrique Saiz, al alcalde riosecano, Artemio Domínguez. El propio edil dio a conocer la buena noticia acompañado del presidente de la Junta Local de la Semana Santa, Andrés San José, y del director del Museo de San Francisco, Miguel García, como técnico municipal responsable del expediente de solicitud.

  

Domínguez destacó que la Sema Santa de Rioseco constituye una "especial y única manifestación religiosa y cultural, con orígenes desde el siglo XVI, que se ha transmitido de padres a hijos, y desde luego una seña de identidad de todo un pueblo".

  

Por su parte, Andrés San José, en nombre de todas las cofradías riosecanas, advirtió de la necesidad de ir haciendo una verdadera distinción y reconocimiento de hechos culturales tan singulares que tienen un poso del tiempo y de la forma de vivir de un pueblo como es la Semana Santa riosecana. Además, indicó que "esta declaración tiene que servir para el mantenimiento y defensa de la llama viva de unos momentos que han perdurado durante siglos".

  

De esta forma la Dirección General de Patrimonio Cultural da respuesta a la solicitud realizada por el Ayuntamiento de Medina de Rioseco cuando, a principios del mes de diciembre de 2014, entregó un completo expediente que incluía una memoria en la que se describe el origen, antigüedad, continuidad y raigambre tradicional de la Semana Santa de Medina de Rioseco, y su valor cultural, identitario e inmaterial con documentación gráfica, así como diferentes copias de documentos que acreditan la implicación de los riosecanos en su centenaria tradición que desde el siglo XVI se ha mantenido de forma ininterrumpida.

  

La declaración de Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial supone el reconocimiento, puesta en valor y defensa de una importante tradición popular riosecana que contiene elementos constitutivos del patrimonio etnográfico.