La Junta facilita la creación de más de 3.000 empleos para mujeres en el medio rural

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente. / Foto: Antonio S. Sánchez

Así lo ha destacado Silvia Clemente en la ‘Jornada para promover el emprendimiento entre las mujeres rurales españolas’.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha destacado, en la víspera del Día Internacional de la Mujer y ante más de un centenar de mujeres rurales de toda España, la importancia de reconocer el papel activo y emprendedor de la mujer en el medio rural y de seguir trabajando para favorecer su mayor participación en el sector agrario y agroindustrial como en otros sectores y actividades diversificadoras de la economía rural.

 

Durante la clausura de la ‘Jornada para promover el emprendimiento entre las mujeres rurales españolas’ organizada por la Federación de Mujeres y Familias del ámbito rural (AMFAR) la consejera ha destacado la relevancia que la mujer tiene para el medio rural, en especial en Castilla y León por su importancia para fijar población, al ser un elemento básico del desarrollo rural como activo laboral y empresarial y como base del sostenimiento del tejido social y cultural.

 

El 47 % de las mujeres de la Comunidad, 600.000, residen en las zonas rurales. Las principales actividades económicas para la mujer en el medio rural se centran en la industria agroalimentaria, en el turismo rural y en las iniciativas sociales, en las que la mujer ha logrado implantar el asociacionismo.

 

Incorporación de la mujer a la actividad agraria

Las mujeres, como ha destacado la consejera, han ido incrementando año tras año su presencia en el sector agrario. Prueba de ello es que desde 2007 las mujeres que realizan declaración de ayudas PAC se han incrementado un 14 % al pasar de los 23.000 expedientes a los 26.000 actuales.

 

Con el fin de promover y favorecer la igualdad real y efectiva de las mujeres en el medio rural, se contempla en España la figura de la Titularidad Compartida en las explotaciones agrarias. Se trata de una opción voluntaria que tienen los matrimonios, parejas de hecho o personas con una relación análoga de gestionar de manera conjunta una explotación agraria.

 

En Castilla y León, para favorecer esta incorporación, se ha facilitado que ambos cónyuges perciban la ayuda de primera instalación, aun tratándose de la misma explotación. Esto ha llevado a que en el Registro nacional de Inscripciones de Titularidad Compartida, Castilla y León sea la comunidad con mayor número de inscripciones, ya que cuenta con 50 de las 118 explotaciones inscritas, es decir, cerca del 50 % de todas las registradas.

 

Apoyo de la Junta a la mujer rural

La Junta de Castilla y León, como ha explicado la consejera, ha promovido, a través de las diferentes líneas de ayuda –las destinadas a la incorporación de jóvenes, al fomento del cooperativismo, a auxiliar las inversiones de la industria agroalimentaria, y a desarrollar proyectos a través de los grupos de acción local- la creación de empleo en el medio rural, en especial de las mujeres.

 

En el periodo 2007-2014 mediante estas ayudas, con 758 millones de euros, se han creado 9.568 empleos en la Comunidad de los que 3.195 corresponden a mujeres, el 34 % del total.

 

La consejera ha avanzado que el Gobierno autonómico mantiene entre sus prioridades facilitar y potenciar la presencia de la mujer en el medio rural. Prueba de este compromiso es que la Ley Agraria de Castilla y León, aprobada con el consenso de todas las formaciones políticas en el parlamento autonómico en marzo del pasado año, establece, como aspecto transversal, favorecer la incorporación de las mujeres a la actividad agraria, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y el reconocimiento y la promoción de la participación de la mujer en la actividad económica de las zonas rurales.

 

En concreto la norma establece, en sus artículos 10 y 11, que en la planificación de la política agraria de la Comunidad se deberá tener presente la igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres. Además, se introducen una serie de actuaciones dirigidas a promover y favorecer esta igualdad de forma real y efectiva, tanto en el sector agrario y agroalimentario como en otros proyectos que se lleven a cabo en las zonas rurales.

 

La Ley Agraria obliga a incluir a la mujer como criterio de prioridad en las medidas sectoriales que desarrollen la política agraria de la Comunidad y que se concretarán en las siguientes actuaciones: favorecer el reconocimiento jurídico y económico de su participación en la actividad agraria; el acceso a la titularidad exclusiva de la explotación agraria.; la integración como socio en una explotación agraria asociativa o en una entidad asociativa agroalimentaria y su constitución como titular de una explotación agraria de titularidad compartida; el tratamiento preferente en el acceso a las parcelas del Fondo de Tierras Disponibles; el tratamiento preferente en el acceso a las medidas de apoyo al sector agrario y a los cursos y programas de formación agraria.

 

La Ley también favorecerá la incorporación de las mujeres al empleo y el autoempleo en el medio rural y en el sector agroalimentario. Además del apoyo a través de la Ley Agraria, como ha explicado la consejera, el Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020, prioriza, en cumplimiento de la Ley Agraria, a la mujeres en distintas líneas de ayudas que contempla este programa: prestación de servicios de asesoramiento; nueva participación en regímenes de calidad; para llevar a cabo inversiones en las explotaciones agrarias; para la primera instalación de jóvenes agricultores; para puesta en marcha para el desarrollo de pequeñas explotaciones; all desarrollo de actividades económicas en el marco de los programas de desarrollo local gestionados bajo el enfoque LEADER; y para proyectos de cooperación en el marco de la iniciativa LEADER.

 

Federación de Mujeres de Familias del Ámbito Rural

La Federación de Mujeres y Familias del ámbito rural (AMFAR) se crea en 1991 cuando un grupo de mujeres se reunía en Ciudad Real ante la necesidad de constituir una asociación que trabajara en la defensa de los derechos e intereses de la mujer rural española.

 

En la actualidad es una organización de ámbito nacional y está presente en todas las comunidades autónomas. En Castilla y León cuenta con 13.210 socias y está presente en todas las provincias excepto en Burgos, León y Zamora.

 

AMFAR ofrece información, asesoramiento y formación sobre todas las cuestiones que preocupan a la mujer rural: empleo, gestión empresarial, sector agrario, igualdad de oportunidades, violencia de género, convocatorias, ayudas etc.