La Junta facilita a sanitarios y embarazadas un teléfono de información sobre riesgos ambientales para el feto

Responden a cuestiones sobre los efectos de agentes de distinto tipo que pueden afectar al normal desarrollo del embarazo y del embrión a través del teléfono 91 822 24 35.

La Junta de Castilla y León y la Asociación Española para el Registro y Estudio de las Malformaciones Congénitas (ASEREMAC) han establecido una nueva vía de colaboración a través de la cual, médicos especialistas del grupo científico de esta entidad atienden y responden a las cuestiones que profesionales sanitarios y mujeres embarazadas de la Comunidad puedan plantear telefónicamente sobre riesgos y peligros que, para el feto y para la salud de la madre, puedan suponer diferentes agentes ambientales.

 

De esta forma, tanto sanitarios como gestantes y otras personas interesadas acceden a una vía de información efectiva y de calidad, referida a los efectos teratogénicos -es decir, que producen malformaciones o daños- que pueden desencadenar diferentes agentes, ya sean éstos químicos, farmacológicos, físicos, biológicos, etcétera.

 

La información se facilita a través del teléfono 918 222 435, que está disponible de lunes a viernes en horario de 9.00 a 15.00 horas y que se complementa a través del acceso a la página web www.fundación1000.es, en la que es posible consultar la documentación existente a través de las hojas informativas 'Propositus', elaboradas por ASEREMAC para difundir entre las personas interesadas aspectos relacionados con las malformaciones y otros defectos congénitos, de una forma sencilla, rápida, actualizada y resumida.

 

El objetivo de la Consejería de Sanidad es el de minimizar, a través de esta información, el riesgo de que se produzcan defectos congénitos por exposiciones a factores potencialmente dañinos durante la gestación.

 

Los temas sobre los que es posible recabar información son las enfermedades crónicas maternas; las infecciones; la utilización de fármacos, vacunas u otros productos químicos; la exposición a agentes físicos como hipertermia o radiaciones; tabaco y drogas; bebidas alcohólicas y/o que contengan cafeína y exposiciones laborales.

 

Los profesionales sanitarios, al acceder, deberán facilitar la información suficiente sobre el caso concreto: el factor de exposición y su duración, la dosis exacta si es posible, fechas y momento gestacional y cualquier otro dato referido, por ejemplo, al historial familiar de defectos congénitos o enfermedades crónicas.

 

Inicialmente, la respuesta será telefónica pero esta podrá ser incorporada a la historia clínica de la paciente, tras recibirse vía correo electrónico, si así se considera conveniente.

 

Este servicio es gratuito y a su funcionamiento, la Junta, a través de la Dirección General de Salud Pública, destina 25.000 euros anuales.