La Junta destina 200.000 euros para compra de ganado vacuno, ovino y caprino para reposición de reses

(Foto: Cynthia)

Estas subvenciones buscan incrementar y apoyar la competitividad de la ganadería como actividad central de las zonas rurales, facilitar el mantenimiento de la población en dichas zonas y conservar y mejorar el medio ambiente en Castilla y León.

La Consejería de Agricultura y Ganadería convocará ayudas para la compra de ganado bovino, ovino y caprino que tenga por objeto la reposición de reses como consecuencia de su sacrificio en aplicación de programas sanitarios oficiales de enfermedades de los rumiantes.

 

Según publica el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) en su edición de este 13 de octubre el presupuesto de estas ayudas para el año 2015 asciende a 200.000 euros. El plazo para la realización del gasto subvencionable será el comprendido entre el día 1 de enero de 2014 y el 30 de septiembre de 2015.

 

Estas subvenciones buscan incrementar y apoyar la competitividad de la ganadería como actividad central de las zonas rurales, facilitar el mantenimiento de la población en dichas zonas y conservar y mejorar el medio ambiente.

 

(Foto: Cynthia Duarte)

 

Se considerará gasto subvencionable la compra de animales de las especies bovina, ovina y caprina por parte de los titulares de explotaciones de reproducción de ganado bovino, ovino y caprino destinados a reponer los animales cuyo sacrificio hubiese sido ordenado con carácter obligatorio.

 

Sólo tendrá la consideración de gasto subvencionable el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) cuando no sea susceptible de recuperación o compensación.

 

Además, el importe de estas ayudas está sujeto a tributación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas e Impuesto de Sociedades, según corresponda y se considerará gasto realizado el que haya sido efectivamente pagado con anterioridad a la finalización del periodo de justificación. No será subvencionable la compra de animales destinados a reponer los animales sacrificados cuando haya transcurrido el plazo de seis meses desde la fecha en que se autorice la entrada de animales en la explotación.