Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Junta destina 16,2 millones al mantenimiento y mejora del Servicio de Emergencias 112

Sala de atención de llamadas del 112

El 112 gestionó durante el pasado año 283.408 incidentes, una media de 774 diarios. Atiende una llamada cada 25 segundos. 

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado  destinar 16.229.980 euros para el mantenimiento y la mejora del Servicio de Emergencias 112 de la Comunidad para el periodo 2014-2015.

 

El acuerdo incluye como novedad la integración de los servicios de operadores telefónicos del Centro Coordinador de Urgencias (CCU) de la Gerencia de Emergencias Sanitarias en el Centro Coordinador 112, lo que,  a juicio del Ejecutivo autonómico, "permite mejorar la capacidad y los tiempos de respuesta", evita "duplicidades" y "mejora la gestión de llamadas".

 

También se pretende "mejorar, renovar y actualizar" el sistema de la plataforma tecnológica de voz y datos, así como los mecanismos de coordinación de la Agencia de Protección Civil y los 96 organismos integrados en el sistema 112 que comparten información a tiempo real.

 

El Centro de Emergencias Castilla y León 112, dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, gestionó durante el año pasado un total de 283.408 incidentes, lo que hace una media de 774 diarios, de los cuales el 61 por ciento requirieron asistencia sanitaria y el 67 por ciento la intervención de las fuerzas de seguridad.

 

El personal del centro atendió 1.442.774 llamadas, lo que supone una media de 3.942 llamadas diarias, una llamada cada 25 segundos y un incidente cada dos minutos. Además. el 112 dispone desde julio de 2012 de un sistema de comunicación por mensajería para permitir a las personas con alguna discapacidad oral o auditiva contactar con el centro de emergencias en demanda de cualquier tipo de ayuda de urgencia.

 

El Centro de Emergencias de Castilla y León 112 atiende llamadas desde teléfono fijo, móvil, público o privado, toma los datos y los clasifica según incidentes, localiza el incidente, al alertante y valida los datos geográficos en el sistema, genera una carta de llamada y va incorporando a la misma toda la información existente relacionada con el incidente y realiza el seguimiento del incidente hasta su finalización.