La Junta deberá recortar 328 millones de euros para ajustarse al objetivo de déficit

El portavoz y la consejera de Hacienda

Hacienda da quince días a la administración regional para identificar en qué partidas va a reducir cuantía y no gastar más de lo que se ingrese. La Junta calcula que supone reducir 328 millones.

La Junta de Castilla y León tiene quince días a contar desde este martes para aprobar acuerdos de no disponibilidad de créditos y efectúen las retenciones necesarias para garantizar el cumplimiento de su objetivo de estabilidad presupuestaria. En 'castellano', eso supone sacar de sus presupuestos lo necesario para no gastar más de lo que se ingrese en 2016, es decir, recortes en todo aquello que desvíe el objetivo de gasto. Eso va a obligar a la Junta a un esfuerzo económico de muchos millones de euros.

 

El Ministerio de Hacienda ha cifrado en 328 millones de euros la no disposición de gasto para la comunidad autónoma de Castilla y León por el incumplimiento del objetivo de déficit en 2015, según ha informado la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, tras recibir la carta ministerial. En declaraciones recogidas por Europa Press momentos antes de  clausurar un seminario, Del Olmo ha advertido de que Castilla y León no está en disposición de realizar más ajustes ya que, según ha añadido, "no se puede recortar en ningún sitio".

 

Según ha recordado la consejera a este respecto, el Presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2016 está "muy medido y calibrado" por lo que no ve margen para llevar a cabo las retenciones que exige el Ministerio de Hacienda para garantizar el cumplimiento de su objetivo de estabilidad presupuestaria, que se sitúa en el 0,3 por ciento del PIB.

 

Castilla y León es una de las cinco comunidades autónomas que han recibido dos cartas del Ministerio de Hacienda por tres incumplimientos en la última semana por superar el objetivo de déficit, el plazo máximo de pago a proveedores y por no respetar la normativa de suministro de información.

 

En la carta relativa al déficit, Hacienda recuerda a las comunidades que para aprobar estas medidas deben tener en cuenta los recursos del Sistema de Financiación de las Comunidades Autónomas de los que dispondrán en 2016 -a cada una le especifica los suyos-, que supondrán un incremento respecto a los recibidos en 2015, así como los ahorros en los costes financieros de los préstamos con cargo a mecanismos adicionales de financiación.

 

Así, explica que esa financiación adicional facilitará a las comunidades autónomas cumplir con esa no disponibilidad de créditos y con la regla de gasto, son que necesariamente tengan que reducir el gasto respecto a lo ejecutado en el ejercicio anterior. Castilla y León recibirá 5.985,73 millones del sistema de financiación, lo que supone 311,56 millones más que en 2015 y logrará 17,13 millones en ahorro de costes;

 

Castilla y León cerró 2015 con un déficit público del 1,33 por ciento de su PIB, e incumplió el objetivo de déficit marcado por el Gobierno (0,7 por ciento), en 0,63 puntos, según los datos facilitados por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Fue una de las que mejor se comportó del conjunto de las comunidades españolas, que registraron al término de 2015 un déficit del 1,66 por ciento del PIB, a 0,96 puntos del limite.

 

La Junta nunca ha estado de acuerdo con ese reparto del déficit y acusa al Gobierno de que, ahora que los ingresos se han incrementado, no repercute a las comunidades autónomas hasta dos años después fruto del modelo de financiación para cubrir los tres servicios públicos fundamentales. En 2015 llegaron del Estado, de las entregas a cuenta, 5.517 millones de euros, cuando el gasto del mantenimiento de estos tres servicios fundamentales fue de 5.940, es decir, un desfase de 400 millones de euros.

Noticias relacionadas