La Junta de Cofradías descarta carpas y otros artilugios o acortar la procesión del Viernes Santo si llueve

El presidente de la Junta de Semana Santa, José Miguel Román, dice que no se puede desvirtuar la Pasión de Valladolid y que la procesión tiene que salir íntegra o por el contrario suspenderse.

El presidente de la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Valladolid, José Miguel Román, ha descartado la instalación de carpas y otros artilugios en la procesión general del Viernes Santo para evitar que los pasos se mojen en caso de condiciones metereológicas adversas. Así se ha referido en el programa radiofónico Paso a Paso de Valladolid Cofrade.

 

El máximo responsable de la Semana Santa vallisoletana también ha confirmado que no se acortará el itinerario procesional, “ya que por su longitud, cabeza y cola de procesión se solaparían”. “Todos  sabemos que Valladolid es una ciudad antigua con calles estrechas y curvas peliagudas”, ha justificado. Tampoco se establecerán “dos o tres recorridos alternativos; algo que ha descartado la Policía”.

 

Román, en el programa de Valladolid Cofrade, ha desvelado que hace unos días ha recibido un correo electrónico en el que le proponían “un nuevo invento que iría detrás de cada paso y que se trata de una estructura metálica plegable”.  Desde la Junta de Cofradías no se lo han planteado “pues si ya hay gente que se queja de la duración de la procesión,  imaginemos que detrás de cada uno de los 31 pasos ponemos una estructura de este tipo”.

 

José Miguel Román cree que todos estos inventos y alternativas “desvirtuarían nuestra Semana Santa”. “No podemos devaluar lo que sacamos a la calle”, y asegura que “la procesión tiene que salir en su totalidad o suspenderse”.

 

El máximo responsable de las Cofradías se muestra muy crítico sobre las conjeturas sobre la posibilidad de lluvia “a más de un mes de la Semana Santa”. “La Aemet ya ha hecho sus previsiones; creo que deberíamos dejar a un lado predicciones. Es mejor asomarse a la ventana y ver si las nubes van despacio o deprisa, porque si no cada vez estamos atrayendo el agua con mayor prontitud”, ha dicho.

 

Por último ha ironizado con la posibilidad de que el Viernes Santo nadie pudiera utilizar ningún dispositivo móvil para consultar el tiempo, “nos estamos pasando de tecnología”, antes de sentenciar que "lo que debemos de hacer es procurar que no llueva”.