La Junta de Castilla y León, entre las que más rápido y mejor paga a sus proveedores

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en una entrevista Europa Press

El dato implica una nueva disminución de los plazos respecto al mes anterior y en especial en comparación con el inicio de 2015. En junio pagó a sus proveedores en sólo 2,46 días de media.

La Junta de Castilla y León es una de las administraciones autonómicas que con más rapidez abona sus facturas. En junio pagó a sus proveedores en sólo 2,46 días de media, una agilidad que tiene efectos positivos en el tejido económico de la Comunidad porque garantiza a las empresas una mayor liquidez.

 

El dato implica una nueva disminución de los plazos respecto al mes anterior y en especial en comparación con el inicio de 2015. De hecho, mientras que en el primer trimestre del año el periodo medio de pago de la Comunidad fue de 66,96 días, en el segundo se había reducido hasta los 3,78 días.

 

La Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, introdujo el concepto de periodo medio de pago para medir el tiempo que tardan las instituciones en abonar las facturas a sus proveedores, así como la obligación de difundir esta magnitud mensualmente en los portales web de la Administración. El cálculo se efectúa de acuerdo con una metodología común desarrollada en el Real Decreto 635/2014, de 25 de julio, que estableció que la primera publicación mensual debía referirse a los datos de septiembre de 2014.

 

A pesar de que no era obligatorio, la Consejería de Economía y Hacienda ya divulgaba esta información desde 2013 en la página web de la Junta, en coherencia con el compromiso de transparencia asumido por el Gobierno de Castilla y León. Con ello se garantiza que tanto ciudadanos como por supuesto empresas puedan comprobar que la deuda comercial de la Administración autonómica es reducida y sostenible, en línea con la solvencia de las cuentas de la Comunidad.

 

MÁS ÁGIL QUE LA MEDIA

 

Conviene recordar que la última estadística agregada del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y por tanto con datos de toda España es la referida al pasado mayo. Al finalizar ese mes el periodo medio de pago de Castilla y León era de 2,88 días, lo que situó a la Comunidad como la tercera autonomía del país que más rápido abonó sus facturas, por detrás únicamente de Navarra y el País Vasco. El dato de la Junta, por otra parte, fue sensiblemente mejor que la media nacional de 45,20 días.

 

Puesto que en junio el indicador de Castilla y León se ha rebajado de nuevo –en concreto, en 0,42 días–, hasta situarse en 2,46 días de acuerdo con la información que elabora la Intervención General de la Comunidad, todo indica que la Junta continuará en los puestos de cabeza como una de las administraciones autonómicas que mejor cumple con sus obligaciones con los proveedores.

 

El análisis por trimestres, por otra parte, revela una importante mejoría respecto al inicio del año. Entre enero y marzo el Gobierno de Castilla y León pagó a sus proveedores de bienes y servicios en una media de 66,96 días, cifra que entre abril y junio se ha reducido hasta los 3,78 días. A ello ha contribuido de manera decisiva la determinación de la Junta de atender de manera prioritaria sus compromisos con acreedores y proveedores con cargo a los recursos procedentes del compartimento Facilidad Financiera del Fondo de Financiación a Comunidades Autónomas.