La Junta cree que es "un momento crucial" para evitar la plaga de topillos y defiende los rodenticidas

Imagen del encuentro

Las lluvias han impedido completar las quemas controladas para reducir la población de este roedor, por lo que se adoptarán nuevas medidas.

La viceconsejera de Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, María Jesús Pascual, ha advertido de que se está ante "un momento crucial" para evitar una plaga de topillos en la Comunidad como la que se produjo en 2007 y ha defendido la legalidad del uso de rodenticidas para prevenir el aumento de individuos de esta especie.

 

Pascual ha explicado que el Plan de Vigilancia de la Junta permitió descubrir en los meses de agosto y septiembre una situación "un poco irregular" de la población de topillos en el sur de la Comunidad; en concreto, en las provincias de Salamanca, Ávila y Segovia.


Sin embargo, este número anormal de ejemplares se ha extendido a la comarca de Tierra de Campos en las provincias de Valladolid y Palencia, así como en otras donde la influencia es "menor", según ha aclarado la viceconsejera instantes antes de reunirse con el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, y con alcaldes y presidentes de juntas agropecuarias locales de 41 municipios del entorno de Medina del Campo, Campaspero, Villalar de los Comuneros y Tierra de Campos.

María Jesús Pascual ha confirmado que el Gobierno autonómico ya ha puesto en marcha el operativo para prevenir la plaga centrado en el control de los reservorios de este roedor. Sin embargo, ha reconocido que la primera de las actuaciones, las quemas controladas en estos lugares, no se han podido desarrollar completamente por la meteorología "desfavorable" de las últimas semanas, caracterizada por abundantes precipitaciones.

Así, la Junta llevará a cabo otras medidas "acordes con la época del año" que permitan "diezmar la población de topillos" y llegar a primavera "con cierta solvencia", ya que en esta estación el brote de los cultivos y el aumento de las temperaturas ofrecen alimento y mejores condiciones para la reproducción y expansión de los roedores, con el consiguiente daño en los cultivos.

En el caso de Valladolid, Pascual ha indicado que su Ejecutivo trabaja de forma coordinada con la Diputación, la cual ha contratado ocho máquinas motoniveladoras que actuarán de forma previa a la aplicación del rodenticida, a fin de "no llegar con superpoblación de topillos al mes de marzo".

Por su parte, Jesús Julio Carnero ha defendido la coordinación entre instituciones y agricultores para "prevenir males mayores" y ha confirmado que con las motoniveladoras de la Diputación se trabajará en cerca de 1.000 hectáreas, al tiempo que ha puntualizado que están "más ocupados que preocupados", dado que "todavía se está a tiempo".

En esto ha coincidido la viceconsejera, que ha puesto como ejemplo la comarca de Tierra de Campos, donde, a pesar de que las explosiones de población de topillos se producen cada cuatro o cinco años, "todos los años se vive una situación anormal" porque cereales como la alfalfa constituyen "un reservorio habitual" para estas poblaciones. Sin embargo "los agricultores saben actuar y es en esa comarca donde más tranquilidad hay", a pesar del aumento de individuos.

RODENTICIDAS

Por otro lado, María Jesús Pascual se ha defendido de las críticas de ecologistas y cazadores por el uso de rodenticidas para evitar la plaga y ha advertido de que se trata de un producto "legal" que "está al alcance de cualquiera".

No obstante, la viceconsejera ha puntualizado que "aún no se ha utilizado", de manera que "las quejas son infundadas". Además, ha avanzado que en el momento de su empleo "lo importante es aplicarlo bien, de acuerdo con su ficha técnica".

Así, ha detallado que en su momento se hará entrega del producto a los presidentes de las distintas juntas agropecuarias para su reparto entre los agricultores, junto con las instrucciones pertinentes, tales como su uso por debajo de la superficie, para evitar que afecte a otras especies.

Además, ha subrayado que esto se hará en coordinación con el Seprona y Medio Ambiente para controlar la correcta aplicación de los rodenticidas.