La Junta contará con aportaciones del profesorado que imparte la ESO antes de elaborar el currículo de la Lomce

La Consejería de Educación contará con las aportaciones del profesorado que imparte Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en Castilla y León antes de elaborar el currículo de esta etapa en el marco Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa.

Como paso previo a la elaboración de la norma que regulará el currículo, la Consejería considera conveniente promover la reflexión sobre algunos de los aspectos que configuran dicha etapa con el fin de detectar los puntos que sean susceptibles de mejora y aportar propuestas que, "de la forma más eficaz, contribuyan a alcanzar plenamente sus objetivos", según un comunicado de la Junta.

De este modo, entre el 15 y el 17 de diciembre, ambos inclusive, todos los docentes de centros sostenidos con fondos públicos de Castilla y León que imparten ESO podrán realizar una encuesta online sobre aspectos del desarrollo curricular en dicho periodo.

Educación ha incidido en que la ESO se ha convertido en una etapa educativa "clave" en la que es necesario proporcionar una formación generalista adecuada, tanto para dar continuidad a la formación académica en etapas posteriores como para abrir opciones en el ámbito profesional.

Así, el análisis de las modificaciones que introduce la Lomce con respecto al sistema actualmente vigente permitirá plantear numerosos puntos de discusión cuya determinación puede considerarse fundamental para conseguir una mejor ordenación y organización de esta etapa.

INVITACIÓN PERSONAL

Por ello, la Consejería de Educación remitirá a todos los profesores que imparten ESO en los centros sostenidos con fondos públicos un mensaje a su correo personal de 'Educa' en el que se incluirá un enlace y una contraseña que les permitirá realizar la encuesta de manera anónima. Los docentes podrán cumplimentar el cuestionario los días 15, 16 y 17 de diciembre.

En la encuesta se plantean cuestiones que abordan aspectos relacionados, entre otros, con la configuración del currículo, la agrupación de materias en ámbitos en primer curso, los programas de mejora del aprendizaje y del rendimiento, el refuerzo educativo, la evaluación y promoción, etcétera.

En todo caso, se trata de cuestiones que además de recabar tienen una finalidad eminentemente práctica. Los docentes, con su experiencia, podrán analizar las situaciones que se plantean en las cuestiones y proponer las mejores soluciones.

Para la elaboración de la encuesta, la Consejería de Educación ha contado con docentes que están impartiendo estas enseñanzas y con la Inspección Educativa. En el caso del profesorado, además de representantes de diferentes especialidades, también han colaborado miembros de los equipos directivos y de la orientación en los centros.

Finalmente, las conclusiones que se extraigan permitirán tomar decisiones adecuadas para esta etapa adaptadas a las circunstancias de la Comunidad.