La Junta considera que la fecha de petición no es determinante para declarar BIC la Semana Santa de Zamora o Valladolid

Cultura zanja la controversia sobre qué ciudad tendría prioridad por la fecha en la que han presentado la solicitud y considera vital elaborar un expediente correcto. Reconoce que Zamora trabaja desde hace tiempo en la elaboración del dossier, pero también que conoce las intenciones de Valladolid.

La 'carrera' entre Valladolid y Zamora por conseguir la declaración de BIC para las procesiones de Semana Santa de ambas ciudades ha puesto sobre la mesa una competencia por ver cuál es la que antes lo consigue como paso previo para el objetivo último, la candidatura ante la Unesco para ser patrimonio inmaterial de la humanidad. Una competencia en la que la Junta tiene un papel importante ya que es la administración la que pone las 'reglas' para esta competición. Y parece que haber presentado con anterioridad la petición no será la clave y que en la gestión importa más el expediente de la candidatura.

 

Así se desprende de las manifestaciones recogidas por TRIBUNA de fuentes de la Consejería de Cultura y Turismo, la competente en esta materia. La polémica entre las juntas de cofradías de Zamora y Valladolid sobre la prioridad para la obtener la declaración de BIC había puesto sobre la mesa una duda: quién debe recibirla antes. Desde Zamora, el presidente de la Junta Pro Semana Santa, Antonio Martín Alén, ha pedido públicamente que se respete el orden de solicitud y que el sello regional llegue antes a Zamora que a Valladolid. Mientras que la Junta de Cofradías pucelana no parece por la labor de polemizar.

 

La disputa se centra en las fechas que manejan ambas entidades. La de Zamora inició el proceso en mayo de 2013 cuando, con vistas a lograr la declaración de la Unesco, se puso en contacto con la Junta y esta le recordó que era necesario, primero, tener la declaración BIC; presentó documentación, se le asesoró para completarla y el pasado Domingo de Ramos anunció que, en breve, el expediente para solicitar la declaración BIC estará en breve en manos de la consejería. Antes, en abril, el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, anunció que el Ayuntamiento lideraría la petición para su Semana Santa y de ello tiene constancia la Junta. De ahí que Zamora defienda su prioridad, aunque Valladolid ha hecho el anuncio antes.

 

Sin embargo, no parece que haberse adelantado en la petición sea fundamental, y sí el expediente que se presente. Según fuentes consultadas por este medio en la consejería de Cultura y Turismo, no es determinante el momento de petición acerca de una determinada intervención para la tarea de la declaración BIC. Así, descarta que el hecho de haber 'llegado antes' sea decisivo.

 

Eso sí, también valora el trabajo para elaborar el expediente, un proceso complejo en el que, parece, Zamora lleva la delantera. La Junta tiene conocimiento, oficialmente, de las intenciones de la Junta Pro Semana Santa zamorana desde hace tiempo y le consta que el órgano de las cofradías trabaja para reunir la documentación necesaria y elaborar el expediente.

 

Esto puede ser determinante porque lo que se valora es la descripción de los valores culturales que la manifestación demuestra atesorar y que cumpla los requisitos para la declaración, algo fundamental para luego tomar las decisiones sobre restauración, investigación... para consolidar la declaración. Por poner un ejemplo, la declaración de los ritos de la Semana Santa en Bercianos de Aliste ha venido acompañada de la catalogación y restauración de muchos de sus elementos materiales. La Junta reconoce también que tiene constancia de las intenciones de Valladolid, pero poco se sabe del estado del expediente con el que defenderá la solicitud de declaración.

 

En todo caso, la Junta podría optar también por una postura similar a la que ha dispuesto para otra declaración BIC: la que han pedido numerosos puentes de varias provincias. Es el caso, también, del Puente de Piedra de Zamora, para el que el Ayuntamiento zamorano lleva tiempo detrás de la declaración y que la ha reforzado incluso con un plan director que devolverá buena parte de sus atributos al viejo puente medieval. No obstante, existen otras peticiones similares por la geografía regional y la Junta ha optado por gestionar las peticiones de forma conjunta para unificar criterios, algo en lo que Zamora tampoco está totalmente conforme.

Noticias relacionadas