La Junta baja el importe del 'céntimo sanitario' de 4,8 a 1,6 céntimos/litro

Juan Vicente Herrera anuncia la reducción a un tercio del impuesto autonómico sobre los carburantes y una rebaja en el tramo regional del IRPF que beneficiará a 100.000 contribuyentes que no tendrán que hacer la declaración.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha avanzado para 2015 una bajada del tramo autonómico del IRPF que beneficiará a todos los castellanos y leoneses y permitirá que cerca de 100.000 contribuyentes no tengan obligación de presentar declaración de la Renta. Además, se incrementarán los mínimos personales y familiares, y se mantendrá el actual cuadro de deducciones en apoyo a la familia. La bajada del Impuesto de Hidrocarburos supone dos tercios de la tarifa actual y junto a esto se mantiene la devolución íntegra al transporte profesional.

 

El anuncio lo ha realizado el presidente de la Junta este mediodía en Burgos, donde ha clausurado una jornada de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) bajo el lema “Reindustrializar para ganar en Castilla y León”. En este contexto, el presidente ha destacado que la prioridad de la Junta de Castilla y León es generar actividad económica y creación de puestos de trabajo, para lo que además de otras medidas también se está realizando un importante esfuerzo en materia de fiscalidad.

 

Por esta razón, ha avanzado que “aprovechando las posibilidades que ofrece el actual escenario, por la sensible mejora de los ingresos públicos, y de la financiación de los mercados a la Hacienda Pública”, la Junta va a “rebajar el actual tramo autonómico para que todos los contribuyentes castellanos y leoneses paguen menos por este Impuesto, que además de ganar progresividad, va a permitir que unos 100.000 de ellos dejen de tener la obligación de presentar su declaración”. Para ello se va a rebajar el primer tramo de la actual tarifa autonómica hasta un tipo del 10%, creando un nuevo tramo para las rentas más bajas, lo que a su vez beneficiará a todos los contribuyentes con rentas superiores. Se incrementarán los mínimos personales y familiares; y se mantendrá el actual cuadro de deducciones en este Impuesto en apoyo a la familia, que según el último estudio del Registro de Economistas de Asesores Fiscales, convierte a Castilla y León en la Comunidad que ofrece un cuadro de ventajas fiscales más beneficioso para las familias.

 

Herrera también ha anunciado que, precisamente ante ese escenario más favorable, se va a revisar la tarifa autonómica del Impuesto sobre Hidrocarburos, que en 2015 se reducirá a 1,6 céntimos por litro, es decir, una rebaja de dos tercios de la tarifa actual (que se sitúa en 4,8 por litro) y se mantendrá la devolución íntegra al transporte profesional.

 

El presidente ha destacado que estas medidas son “posibles y convenientes”, con las que se seguirán garantizando los recursos imprescindibles para prestar con la calidad debida los grandes servicios públicos de responsabilidad autonómica, y refuerzan además la progresividad del sistema fiscal y favorecen la recuperación económica generadora de empleo. Para Herrera, “unas menores cargas fiscales sobre las familias y las empresas, amplían sus posibilidades de consumo o inversión, y con ello mejoran la demanda interna”.

 

Por esto mismo, la Junta de Castilla y León plantea para el próximo año respecto a las medidas fiscales de apoyo a la actividad empresarial y fomento del empleo, continuar aplicando las mismas bonificaciones sobre el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, a través de la deducción para el fomento de la I+D+i y del emprendimiento empresarial generador de empleo; mantener las actuales ventajas en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones que permiten la reducción del 99% da la base imponible en las adquisiciones entre familiares hasta el tercer grado, de explotaciones agrarias, empresas familiares, negocios o participaciones en empresas de la Comunidad; y conservar la reducción en dos tercios del tipo general del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, y mejorar el tipo ya reducido del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, para dejarlo en el 4%, que supone una reducción del 50% sobre el tipo general de este impuesto.

 

Ante la próxima presentación de los Presupuestos de la Comunidad, Juan Vicente Herrera, ha defendido las que serán las prioridades autonómicas: En primer lugar que todos los ciudadanos disfruten de unos buenos servicios públicos en sanidad, educación, y en servicios sociales y atención a la dependencia; en segundo lugar, la modernización y ordenación del mapa municipal de Castilla y León, al que se dotará de una mejor y más racional financiación para que preste sus servicios a los vecinos de las ciudades y los pueblos; y por supuesto, trabajar para favorecer la generación de mayor actividad económica, sin olvidar la necesidad de insistir en las medidas de simplificación administrativa.

 

El presidente también ha recordado el papel jugado por el Banco Europeo de Inversiones que a través de la intermediación de la Junta ha apoyado más de 130 proyectos empresariales y ha anunciado que el BEI va a ver incrementada en otros 50 millones una línea para financiar tanto inversión como circulante, a través de una nueva convocatoria de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización empresarial.