La Junta avanza en las obras de mejora de la CL-602, entre Olmedo y el límite con la provincia de Segovia

Pablo Trillo, junto a los alcaldes de Íscar, Luis Mª Martín; Pedrajas de San Esteban, Alfonso Romo, y Olmedo, Alfonso Centeno

Las obras de renovación, refuerzo y sustitución de firme tienen un presupuesto de más de 2,2 millones de euros y mejorarán la circulación en el tramo de 19 kilómetros que comunica las localidades de Olmedo, Pedrajas de San Esteban e Íscar con el límite de la provincia de Segovia.

El delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo, ha visitado las obras que la Junta de Castilla y León está ejecutando en la carretera CL-602 para mejorar el tramo de 19 kilómetros que une Olmedo con el límite de la provincia de Segovia. Las obras cuentan con un presupuesto de 2.252.615 euros, invertidos por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, y tienen por objeto la renovación, refuerzo y sustitución del firme.

 

“Estamos ante una intervención que la Junta ha considerado muy necesaria, debido al gran volumen de tráfico que tiene esta carretera, que conecta localidades de gran importancia de la provincia de Valladolid con la provincia de Segovia, y en la que además se va a contribuir a una mejora de la sostenibilidad”, ha afirmado Pablo Trillo durante la visita a los trabajos de mejora.

 

Las obras se iniciaron a finales de septiembre y ya se encuentra prácticamente finalizada la extensión de las capas de base e intermedia en la totalidad de los 19 kilómetros del tramo. Está previsto ejecutar la capa de rodadura entre la segunda quincena de octubre y la primera de noviembre, con lo que  las obras podrán finalizarse en un plazo menor del inicialmente programado por la Junta. Toda la actuación se está llevando a cabo con las mínimas molestias para los usuarios, sin necesidad de cortar el tráfico por la calzada.

 

Esta es una de las intervenciones de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente incluidas en el bloque de actuaciones prioritarias en la Red Regional de Carreteras de Castilla y León aprobadas por el Consejo de Gobierno el pasado mes de diciembre, y que se centra en atender las necesidades de mantenimiento y conservación de las vías autonómicas. El importe total de la licitación prevista dentro de este plan para los próximos cuatro años se acerca a los 525 millones de euros, de los cuales más de 52 millones de euros se destinarán a carreteras de la provincia de Valladolid.

 

La carretera CL-602, que pertenece a la Red Básica de Castilla y León, se extiende desde Toro hasta Cuéllar y atraviesa todo el sur de la provincia de Valladolid, incluyendo el paso por Medina del Campo.

 

ASFALTO SEGURO Y ECOLÓGICO

 

La extensión de un asfalto más seguro y ecológico en este tramo de carretera ha sido uno de los aspectos resaltados en la vista a las obras realizada hoy por el delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo, en la que también han participado los alcaldes de Íscar, Luis Mª Martín; Pedrajas de San Esteban, Alfonso Romo, y Olmedo, Alfonso Centeno, junto a técnicos de carreteras de la Junta y la empresa adjudicataria.

 

Todos ellos han valorado la importancia y los beneficios que esta mejora supone para sus municipios al facilitar una comunicación más segura y rápida entre las tres poblaciones vallisoletanas y la localidad segoviana de Cuéllar, con la que mantienen una tradicional relación. “Se consigue arreglar un eje fundamental para la economía de Valladolid y de Castilla y León”, destacó Alfonso Centeno, mientras que Luis Mª Martín y Alfonso Romo se felicitaron por ver realizado algo que llevaban tiempo pidiendo y esperan que “se pueda alargar el mantenimiento de esta vía”.

 

El proyecto para la ejecución de las obras en este tramo de la CL-602 se adjudicó a la UTE Aglomerados Carrión SA-CONCISO SA y  en él se contempla un refuerzo del firme con mezcla bituminosa en caliente, a extender en 2 ó 3 capas, sobre una calzada de 9 metros de anchura, con carriles de 3,50 metros, y arcenes pavimentados de 1 metro, excepto en la variante de Íscar, en la que los arcenes existentes son de 1,50 metros, resultando la anchura de calzada de 10 metros. La travesía de Pedrajas de San Esteban y las intersecciones compuestas por glorietas o semiglorietas se refuerzan con 5 cm.

 

Una de las características de esta intervención es la mezcla bituminosa que se extenderá en la capa de rodadura. Se empleará betún mejorado con polvo de caucho procedente de neumáticos fuera de uso, una solución que trata de combinar la optimización medioambiental, técnica y económica del proyecto. Los estudios realizados en esta materia han demostrado que este tipo de mezclas bituminosas presentan una mejor resistencia a la fatiga y al agrietamiento, beneficios acompañados de una disminución del ruido, así como ayudas para los conductores, con mejor visibilidad con lluvia. De igual modo, este compuesto presenta una mayor durabilidad respecto a otros tipos de asfalto.