La Junta autoriza en Peñaranda el "arado profundo" de los rastrojos tras la cosecha para luchar contra los topillos

(Foto: Chema Díez)

Con una profundidad superior a 20 centímetros no se considerará incumplimiento a los efectos de la aplicación de la condicionalidad de las ayudas directas a la Política Agrícola Común.

La Junta de Castilla y León, a través de la consejería de Agricultura y Ganadería, ha dictado una resolución favorable para la ejecución del "arado profundo de los rastrojos inmediatamente después de la recolección de la cosecha, como medida fitosanitaria para la lucha contra el topillo campesino (Microtus arvalis), en las explotaciones agrícolas ubicadas en los términos municipales de las comarcas agrarias de Arévalo (Ávila), Peñaranda (Salamanca) y Bajo Duero (Zamora)".

 

Al menos eso es lo que recoge el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), que señala además que esta práctica en las parcelas afectadas "por la existencia de poblaciones anómalas de topillo realizado con una profundidad superior a 20 centímetros no se considerará incumplimiento a los efectos de la aplicación de la condicionalidad de las ayudas directas a la Política Agrícola Común (PAC)".