La Junta aprueba el informe ambiental de la granja de San Muñoz pese a la denuncia del PSOE

Los socialistas Carmen García y el concejal de San Muñoz, Tomás Martín

El Boletín Oficial de Castilla y León publica el visto bueno de la Junta de Castilla y León a la Declaración de Impacto Ambiental sobre el proyecto Ampliación de explotación porcina de San Muñoz promovida por Ibericogen, S.L.

La Junta de Castilla y León ha dado el visto a la Declaración de Impacto Ambiental de la explotación porcina de la localidad salmantina de San Muñoz, que tiene prevista una ampliación que llevará a cabo la empresa Ibericogen, S.L.

 

Al menos eso es lo que indica el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) que revela que el proyecto evaluado "consiste la ampliación de dicha explotación porcina, en tres fases consecutivas, hasta alcanzar una capacidad final prevista para 2.200 cerdas reproductoras (320 cerdas con lechones de 0 a 6 kg, 1.480 cerdas en gestación y 400 cerdas en cubrición), 5 verracos y 3.566 lechones de 6 a 20 kg, ubicada en la parcela 154 del polígono 501, del término municipal de San Muñoz (Salamanca)".

 

La zona afectada por el proyecto está fuera de la Red Natura 2000 "creada por la Directiva 92/43/CEE, de 21 de mayo, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, y de la Red de Espacios Naturales creada por la Ley 8/1991, de 10 de mayo, de Espacios Naturales de la Comunidad de Castilla y León".

 

"Se encuentra dentro de la Zona de Importancia de la Cigüeña Negra, establecida por el Decreto 83/1995, de 11 de mayo por el que se aprueba el Plan de Recuperación de la Cigüeña Negra y se dictan medidas complementarias para su protección en la Comunidad de Castilla y León, pero no coincide con Área Crítica para la especie. Tampoco está ubicada en zonas clasificadas como vulnerables a la contaminación de aguas por nitratos procedentes de fuentes de origen agrícola y ganadero según Decreto 40/2009, de 25 de junio, por el que se designan las zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes de origen agrícola y ganadero, y se aprueba el Código de Buenas Prácticas Agrarias", señala el Bocyl.

 

"El Estudio de Impacto Ambiental analiza los posibles impactos del Proyecto y establece una serie de medidas preventivas y correctoras, tanto en fase de construcción como de funcionamiento, sobre la calidad del aire, suelos, hidrología, vegetación, fauna, paisaje y patrimonio".

 

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca determina, a los solos efectos ambientales, informar "favorablemente" el desarrollo del proyecto referenciado, siempre y cuando se cumplan las condiciones que se establecen en esta Declaración, sin perjuicio del cumplimiento de otras normas vigentes que pudieran impedir o condicionar su realización.

 

Por otro lado, no hay que olvidar la denuncia llevada a cabo por el PSOE de Salamanca que consideraba "ilegal" la nueva ampliación de esta granja porcina, denunciando además irregularidades en el proceso y "prácticas insalubres".

 

Consulte AQUÍ la Declaración de Impacto Ambiental.