La Junta acaba 2014 con todo el endeudamiento a largo plazo cubierto, 1.691 millones

Monedas de euro

La Consejería de Hacienda de la Junta de Castilla y León acaba el año 2014 con todo el endeudamiento a largo plazo presupuestado cubierto, 1.691,9 millones de euros, de los que 53,5 son refinanciaciones y 1.638,4 millones, el 96,83 por ciento, corresponden a nuevas operaciones.

De este último importe, 920,4 millones de euros han llegado a las arcas autonómicas por la vía de las emisiones.

El Gobierno regional, con motivo del aniversario del Estatuto de Autonomía, llevó a cabo la mayor emisión de deuda de la historia de Castilla y León, lo que permitió captar 650 millones, "cifra que por sí sola demuestra el gran interés" que despertó en los inversores, que estuvieron dispuestos a adquirir tres veces más de lo ofertado.

Los 270,4 millones de euros restantes se han emitido en los dos últimos meses del año, a través de cinco operaciones por importes de entre 26,4 y 104 millones de euros, y a plazos de entre nueve y 15 años.

El otro 43,8 por ciento del nuevo endeudamiento autonómico de este año, 718 millones, se ha articulado mediante ocho préstamos bilaterales. Todos ellos se han hecho con entidades nacionales, y su volumen oscila entre los 300 millones de euros del más elevado y los 10 millones del menos cuantioso.

En este sentido, las mismas fuentes han apuntado que el mayor peso que han tenido las emisiones de valores en 2014 permite reequilibrar el sesgo que existe actualmente en la cartera de deuda a favor de los préstamos, como consecuencia de las restricciones del acceso al mercado en los años más duros de la crisis.

Si se hace un análisis desde la perspectiva de los intereses, el resultado es que el 58,3 por ciento de la deuda de la Comunidad de este ejercicio suscrita a través de nuevas operaciones (955,4 millones de euros) se ha firmado a tipos fijos, con el fin de aprovechar que se encuentran en cotas históricamente bajas.

Los 683 millones restantes (el 41,7 por ciento) han llegado a las arcas autonómicas asociados a un interés variable, según las mismas fuentes.

PLAN DE PAGO A PROVEEDORES

Además de formalizar el endeudamiento previsto, entre las operaciones que ha llevado a cabo la Tesorería General de la Comunidad durante este año figura la renegociación de los préstamos que se formalizaron en 2012 con cargo al Mecanismo Extraordinario para el Pago a Proveedores.

Si bien inicialmente se suscribieron 1.051,4 millones de euros, el saldo vivo que se ha refinanciado se sitúa en 1.039,3 millones de euros, puesto que en septiembre se llevó a cabo la primera amortización del principal.

El objetivo principal ha sido reducir costes, puesto que desde marzo de 2014 esos créditos conllevaban un interés de Euribor a tres meses + 3,85 por ciento. Gracias a la negociación, que ha fructificado en la contratación de nueve préstamos con seis bancos nacionales, se ha logrado un tipo medio próximo al 2 por ciento, según las mismas fuentes.

Conviene recordar, por último, que Castilla y León es la sexta autonomía menos endeudada del país, de acuerdo con los últimos datos publicados por el Banco de España, correspondiente al tercer trimestre del año.

De hecho, la ratio de deuda de la Comunidad en relación al Producto Interior Bruto se sitúa en el 17,2 por ciento, muy por debajo del promedio del 22 por ciento del conjunto de las comunidades autónomas, lo que implica un diferencial de casi cinco puntos.

El endeudamiento global de Castilla y León ---9.470 millones de euros a 30 de septiembre--- está concertado en euros, lo que evita los riesgos derivados de las fluctuaciones de los tipos de cambio. En cuanto a su estructura, el 70 por ciento son préstamos, frente al 30 % de emisiones de deuda.

La práctica totalidad es financiación a largo plazo y es mayoritaria la presencia de prestamistas nacionales, si bien el interés creciente de los extranjeros hacia el riesgo autonómico ha de permitir mejorar esta relación, lo que contribuirá igualmente a diversificar la base inversora de la Comunidad.