La Junta aboga por escuchar a la Dirección de Panrico y dice que "la moneda" es mejorar las condiciones en Valladolid

La empresa ha planteado un plan de viabilidad que prevé el despido de más de 1.900 trabajadores hasta el año 2015.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha abogado este jueves por escuchar a la Dirección de Panrico, que ha planteado un plan de viabilidad que prevé el despido de más de 1.900 trabajadores hasta el año 2015.

 

En declaraciones a los medios en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Clemente ha expresado su confianza en que pueda mantener una reunión "lo antes posible" con los responsables de la empresa, que tiene una fábrica en Valladolid, con la perspectiva de exigir que se preserve el "mayor nivel" de puestos de trabajo y de nivel salarial.

 

En este sentido, ha refrendado la oferta de ayudas por parte de la Junta de Castilla y León, como ya anunció en su día para evitar el cierre de la fábrica de Valladolid como preveía el anterior plan de reestructuración, ha recordado, y que "sólo" se pudo superar con la colaboración de los trabajadores, que se rebajaron el sueldo, y con la aportación de la Junta, que rescató ayudas por cerca de 700.000 euros aún no abonados.

 

"Es necesario sentarse y escuchar los planes de la Dirección", ha sentenciado Silvia Clemente, quien ha apelado al trabajo con los responsables de Panrico y a esa oferta de ayudas y de recuperación de expedientes donde "la moneda" a usar será exigir unas mejores condiciones en la fábrica de Valladolid.

 

"Por supuesto, si no mejoran las condiciones, si no conseguimos beneficios para el volumen de trabajadores que se decida despedir o las reducciones salariales la ayuda de la Junta de Castilla y León no se producirá", ha advertido.