La investigación sobre discapacidad... ¿en segundo plano?

Foto: Archivo

El director del INICO lamenta que los avances en áreas como la discapacidad no cuenten con mayor apoyo de la Administración.

El director del Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO), Miguel Ángel Verdugo, ha lamentado la financiación “escasa” y ridícula” que aporta la Administración pública para estudios relacionados con la discapacidad.

 

Verdugo ha dicho que la aportación de 10.000 euros para un plantel de trabajo de unas 40 personas no anima a la creación de nuevos proyectos como el INICO, de ahí que sea el único de este tipo en la Universidad pública española.

 

“Somos una isla”, ha reconocido sobre este centro, que celebra sus 20 años de existencia con una serie de actividades y con el propósito de mantener sus líneas de trabajo y fomentar nuevas vías de apoyo a la investigación y la docencia.

 

Sobre cómo mantiene su actividad, a pesar de los bajos fondos, ha dicho que cuenta con aportación de la Universidad de Salamanca a la que luego se suma la captura de proyectos a través de concursos y entidades privadas.

 

No obstante, Miguel Ángel Verdugo ha remarcado que “lo ideal” sería contar con presupuesto fijo del 30 o 40 por ciento, como en otros países del entorno, para dar estabilidad y fomentar la “competitividad”.

 

En cuanto a la situación de la discapacidad en general, el director del INICO ha destacado las “sensibilidades crecientes” desde el comienzo de la democracia, que ha ayudado a que sea un tema “socialmente reconocible”.

 

Y, para mejorar, ha dicho que, si bien “España ha avanzado muy fuertemente en legislación”, sería conveniente mejorar en avances que midan “lo que se hace” y este es uno de los campos en los que trabaja el Instituto de la Universidad de Salamanca.