La inquietud por la corrupción se dispara; mayor alivio con paro y economía

Sede del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)

Los españoles cierran el año con una ligera mejora de la percepción de la situación económica, aunque nadie osa calificarla de muy buena.

La preocupación por la corrupción subió casi 6 puntos en diciembre, según el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al último mes de 2013, un sondeo que refleja también un descenso de la inquietud que generan el paro y los problemas económicos en general.


El trabajo de campo de la encuesta coincidió con la publicación de noticias relativas a la investigación sobre el desvío de fondos en el sindicato UGT y el caso de los ERE fraudulentos en Andalucía. En esos días también se conoció la crisis abierta en la Agencia Tributaria, con una cadena de relevos en su seno.

Las preguntas, personales y domiciliarias, se realizaron a 2.466 personas de 240 municipios de todas las provincias entre los días 1 y 13 de diciembre. El estudio tiene un margen de error de más/menos 2 por ciento.

En concreto, en diciembre la preocupación por la corrupción, que desde el pasado mes de junio es el segundo problema nacional, creció 5,8 puntos, al pasar del 31,8 por ciento de respuestas que registró en noviembre a un 37,6 por ciento.

MÁS DEL DOBLE QUE HACE UN AÑO

Justo un año antes, en diciembre de 2012, en vísperas del estallido del 'caso Bárcenas', la corrupción y el fraude sólo aparecían citados en el 17,2 por ciento y constituía el cuarto problema del país. Es decir, la inquietud que genera este fenómeno se ha más que doblado en los últimos doce meses y alcanzó su punto álgido en marzo, cuando, batió récord con un 44,2 por ciento.

Por contra, entre noviembre y diciembre la preocupación por la clase política --que permanece como cuarto problema desde febrero-- cayó 3,5 puntos, hasta el 26,2 por ciento de menciones, mientras que las relativas al Gobierno y los partidos se mantienen en el 4 por ciento.

En la cúspide de la relación de problemas del país continúa el paro, que se anota un descenso de siete décimas respecto al mes anterior y cierra el año con un 77 por ciento menciones, prácticamente las mismas que en diciembre de 2012.

Tras la corrupción y el fraude, el tercer puesto es para los problemas económicos en general, con un 29,7 por ciento de respuestas, punto y medio menos que en noviembre, y diez menos que un año antes. En el cuarto lugar repite la clase política (26,2%), seguida de la sanidad, que cae dos puntos respecto al mes anterior y se queda con un 10,9 por ciento.

La educación, que había registrado un repunte en noviembre, preocupa menos un mes después, con un 8,4 por ciento de citas, aunque sigue como sexto problema. Y muy cerca figuran los problemas sociales en general que crecen más de dos puntos respecto al mes anterior llegando al 8 por ciento, tres puntos más que en diciembre de 2012.

LOS EFECTOS DE LA 'DOCTRINA PAROT'

Además, en diciembre irrumpieron como un problema, aunque muy minoritario, con sólo un 1,6 por ciento de menciones, las excarcelaciones consecuencia de la apliación de la conocida como 'doctrina Parot' que provocó la puesta en libertad de varios etarras, asesinos y violadores.

Eso sí, se ha doblado la preocupación por la inseguridad ciudadana, que alcanza el 3,4 por ciento, exactamente el mismo porcentaje que han sumado las menciones a la Adminitración de Justicia, que sube ocho décimas respecto a noviembre.

También aparece citada en el barómetro, sólo en un 0,1 por ciento de los cuestionarios, la negociación con la banda terrorista. Las cuestiones relativas al terrorismo de ETA llevan desde octubre de 2012 con porcentajes inferiores al 1 por ciento. En noviembre llegaron al 0,9 por ciento, pero un mes después han vuelto a caer al 0,4 por ciento.

Por otra parte, la lista de problemas personales que elabora el CIS con las respuestas de los ciudadanos sigue teniendo en cabeza al paro (47,7%) seguido de los problemas económicos (28,3%), la corrupción (10,9%), la sanidad (10,4%) y en quinto lugar, los políticos en general (9,5%).

PARA EL 30% LA ECONOMÍA IRÁ A PEOR EN 2014

El barómetro de diciembre también pone de manifiesto una ligera mejora de la percepción sobre la situación económica, ya que cae en 2,7 puntos el porcentaje de los que la consideran mala o muy mala. No obstante, éstos siguen rozando el 86,9 por ciento. Además, en contra de lo habitual, ninguno de los 2.466 entrevistados se atreve a calificar de muy buena la coyuntura económica y sólo el 0,9 por ciento osa definirla como buena.

Para uno de cada dos encuestados la situación económica es peor que hace un año y el 30 por ciento pronostica que al final de 2014 estará aún peor. El 20,6 confía en que mejore y la mayoría, el 40,6 por ciento cree que seguirá igual.

Respecto a la situación política, el 81 por ciento la juzga como mala o muy mala, porcentaje similar al del mes anterior, y sólo es buena o muy buena para el 1,9 por ciento. Con la vista puesta en diciembre de 2014, únicamente el 10 por ciento espera que mejore, un 31,5 por ciento pronostica que empeorará y el 47 por ciento cree que seguirá igual.