La independencia de la India también se celebra en Valladolid

La independencia de la India tuvo su celebración en el Parque de la Paz. JUAN POSTIGO
Ver album

Cerca de cuarenta personas de nacionalidad india se han reunido este sábado en el Parque de la Paz, en Delicias, para celebrar el 68 aniversario de su país natal.

Son las once y media de la mañana del 15 de agosto. Como todos los años, un pequeño reducto de personas de nacionalidad india comienza a congregarse desde hace unos minutos alrededor de la estatua de Mahatma Gandhi en el Parque de la Paz, en el vallisoletano barrio de las Delicias. “Normalmente empezamos puntuales, pero esta vez parece que vamos con un poco de retraso”, ríe el padre Álex, también hindú, mientras prepara su pregón frente al mencionado monumento.

 

No se trata de una ocasión cualquiera, y es que no se celebra un 58 cumpleaños todos los días. Hace semejante cantidad de años la India conseguía finalmente su carácter propio, su independencia, en gran medida gracias al líder espiritual. Algo que, también en Valladolid, se conmemora con especial recuerdo y cariño.

 

Como no podía ser de otra manera, bandera de varios tamaños con los colores verde, blanco y naranja, portadas a su vez por personas de todas las edades. Hasta cuarenta personas hacen un medio círculo alrededor de la escultura de Gandhi, entre risas y alegría, a los que incitaba un tímido sol que no paraba de ocultarse y mostrarse aprovechando las nubes.

 

“Primero se juntan todos, luego cantan el himno de la India y acto seguido el padre dice unas palabras”, explica David, representante de la Casa de la India en Valladolid, haciendo ver lo tradicional y llamativo del acto en un parque que casi incita a ello entre el césped, la multitud de flores y el clima de tranquilidad. Y así fue.

 

El Jana-Gana-Mana, traducido como ‘el espíritu de todo el pueblo’, sonó alto y claro en las bocas de todos los presentes para terminar con un saludo al cielo, un claro agradecimiento al líder espiritual que falleció precisamente por la causa. “Estamos aquí para conmemorar lo que fue una independencia total, absoluta, y en la que participó todo el pueblo”, arrancó el padre Álex su discurso. Las siguientes palabras vinieron a destacar la importancia de la unidad del pueblo indio, algo de lo que nunca deben olvidarse.

 

Y así, tras otro año más de celebración, poco a poco la población hindú presente en Valladolid recogió sus enseres en forma de banderas, pañuelos y trajes tradicionales. Una vez más había culminado el homenaje a su libertad, de manera que quedó patente que también puede celebrarse a miles de kilómetros de casa. Hasta el año que viene.