La incertidumbre por los neumáticos preside en Nurburgring

(Foto: E. P.)

El circuito de Nurburgring acogerá este fin de semana un Gran Premio de Alemania, novena prueba del Mundial de la Fórmula 1, donde todas las miradas estarán puestas en los neumáticos, cuyo rendimiento en Silverstone, con cinco reventones en plena carrera, han extendido la incertidumbre en el campeonato, que sigue liderado por Sebastian Vettel (Red Bull) ante el acecho de Fernando Alonso (Ferrari).

Tras el agitado Gran Premio de Gran Bretaña, varias voces autorizadas entre el 'paddock' se han elevado para criticar el trabajo de Pirelli. Es el caso de Lewis Hamilton (Mercedes), al que le explotó un neumático cuando lideraba la carrera y que dijo no haber pasado tanto miedo nunca, o de Fernando Alonso, que ha avisado de que "hubo algunos accidentes que pudieron terminar peor de lo que fueron".


Así, todos los focos están puestos sobre Pirelli, que se ha apresurado a explicar que Nurburgring no es un circuito "especialmente exigente" para las gomas, pero aún así ha anunciado un cambio en su composición. En concreto, cambiará el cinturón de acero por uno de Kevlar que hace "más fácil de manejar el neumático", según el responsable, Paul Hembery. "Aunque el modelo con acero es completamente seguro si se usa correctamente", ha añadido, reivindicando la inocencia de Pirelli.

Neumáticos aparte, la atención sobre el asfalto se centra en la persecución de Alonso a Vettel, que tuvo que abandonar el pasado fin de semana por un problema en la caja de cambios. El piloto español logró remontar hasta el podio y recortar a 21 puntos la distancia respecto al liderato mundialista.

FERRARI RECONOCE SU INFERIORIDAD RESPECTO A RED BULL Y MERCEDES

Sin embargo, el piloto de Ferrari abandonó Silverstone con "una sensación rara", consciente de que su monoplaza había dado un paso atrás en cuanto a rendimiento. El director deportivo de la 'Scuderia', Massimo Rivola, reafirmó las palabras de Alonso posteriormente reconociendo que "no será fácil alcanzar el ritmo" de Red Bull y Mercedes.

En cualquier caso, el Gran Premio de Alemania trae buenos recuerdos al piloto español, que acumula tres victorias, una con Renault (2005) y dos con Ferrari (2010 y 2012), aunque todas cosechadas en el circuito de Hockenheim. De hecho, desde que viste de rojo siempre ha subido el podio, ya que en 2011 fue segundo, esta vez en Nurburgring.

Todo lo contrario en el caso de Vettel, que nunca ha ganado ante su público en Alemania ni tampoco una carrera en el mes de julio. Sin embargo y pese al fallo mecánico en Gran Bretaña, el monoplaza del tricampeón mundial sigue transmitiendo muy buenas sensaciones sobre la pista, con un ritmo que ahora mismo no parece al alcance de Ferrari.

Al nivel de la escudería austriaca solo se sitúa ahora mismo Mercedes, que ha dado un salto cualitativo desde los polémicos entrenamientos de Montmeló. Nico Rosberg se ha impuesto en dos de las tres últimas carreras y Hamilton logró la 'pole' en Silverstone, buena muestra de que el equipo alemán se ha encaramado a la zona noble.

Por contra, en las últimas semanas ha menguado el rendimiento de Kimi Raikkonen (Lotus), que lleva tres carreras sin subir al podio, aunque se mantiene en tercera posición del Mundial a 34 puntos de Vettel. El finlandés sufre una 'maldición' en suelo alemán, donde ha sumado cuatro 'poles', pero seis abandonos y ninguna victoria a lo largo de su carrera.