La importancia de verle las orejas al lobo

Carlos Peña asegura que en la plantilla son conscientes de la situación del equipo y que ya se han puesto en marcha para darle la vuelta.

El primer paso para solucionar un problema es darte cuenta de que lo tienes, dice la sabiduría popular, y por las palabras de Carlos Peña tras el entrenamiento este miércoles en Íscar, la plantilla del Real Valladolid ya ha dado dicho paso.

 

“Tenemos mucha rabia por la sensación que dimos en Granada y por el día del Espanyol, no estamos haciendo las cosas tan bien como deberíamos. Somos los primeros preocupados, queremos mejorar los resultados esta segunda vuelta”. El lateral zurdo tiró de refranero para reflejar que el equipo sabe la que tiene encima.

 

“Creo que le hemos visto las orejas al lobo, ya hemos pisado alguna vez el descenso, lo hemos hablado todos y sabemos hay que reaccionar, no podemos dejar que pasen las jornadas. El problema es que no habíamos encadenado tantas malas sensaciones”. Ahora la siguiente fase, una vez reconocido el problema, es afrontarlo.

 

“El equipo sabe que hay que dar el vuelco, estamos repitiendo errores, hay que mejorar las cosas y recuperarnos, no pensar que ya estamos en Segunda. Si descendemos, nos lamentaremos entonces, pero hasta eso nada de bajar los brazos”, siguió el salmantino.

 

VISITA A BILBAO

 

Por otra parte, Peña también habló sobre la complicada visita a San Mamés a la que tendrá que enfrentarse el lunes el Pucela, donde nadie ha conseguido ganar esta temporada, ni siquiera el Barcelona.

 

“Se trata de un campo muy complicado, el Athletic se encuentra en un buen momento de forma, están haciendo bien las cosas, tienen buen entrenador y tienen el factor emocional del nuevo campo. Tenemos que ser un poco primitivos en nuestro juego, quiero decir defender fuerte, defender consistente y ser agresivos. Seguimos teniendo calidad y confiamos en nuestras posibilidades”.

 

En cuanto a los constantes fallos que se repiten en la defensa blanquivioleta, que propician goles como los cuatro que se llevó el otro día el equipo en Granada, el lateral se mostró contundente. “Da rabia que son fallos propiciados por nosotros mismos. El otro día te meten dos goles de córner y uno de mala salida del balón”, dijo antes de cerrar con una frase que deja bien a las claras el peso que tiene Peña en el vestuario.

 

“De poco sirven las palabras que se puedan decir, sí que es cierto que hay que mantener la calma, no volverse locos, y hay que trasladarlo al campo desde ya”. Más vale, porque el descenso no espera y la afición comienza a impacientarse.

Noticias relacionadas