Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La IGP Lenteja de Tierra de Campos ve determinante la climatología de estos días con necesidad de agua

El director de la IGP Lenteja de Tierra de Campos, Javier Alonso Ponga, dice que este año será muy atípico y que solo se obtendrá una cosecha de 600-700 Kg. por hectárea, muy inferior al pasado año.

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Tierra de Campos ha calificado de "determinante" la evolución de la climatología en la próxima semana para el desarrollo de la leguminosa que necesita agua y temperaturas templadas, que no superen en ningún caso los 26-28 grados ya que "harían desaparecer la cosecha".

  

Así lo ha explicado a la agencia Europa Press el director técnico de la IGP Lenteja de Tierra de Campos, Javier Alonso Ponga, quien ha reconocido que este año será "muy atípico" para esta legumbre ya que agronómicamente ha sido "muy malo" con un invierno muy húmedo y prolongado que obligó a retrasar las siembras de las lentejas que se han visto afectadas después por la falta de agua.

  

Tras una visita a las parcelas de lentejas cultivadas en diferentes puntos de la geografía vallisoletana, el director técnico de la IGP ha explicado que una de las características que va a definir esta campaña es la poca altura que han cogido las plantas de lenteja por esa falta de agua, lo que dificultará la recolección con cosechadora, mientras que la recogida a mano se hace "imposible". De este modo, es posible que algunas lentejas se queden en la tierra.

  

Javier Alonso Ponga ha insistido en que la climatología de la próxima semana será fundamental para el óptimo cuajado de la flor, para el llenado de las vainas y para poder empezar a calcular entonces la producción de la presente campaña, donde las previsiones iniciales apuntan a un descenso del 50 por ciento.

 

ALGUNA PARCELA NO SE COSECHARÁ

  

"Aunque alguna parcela puede superar la media de cosecha del año 2013, que estuvo entorno a los 1.100 kilos, la media este año se situará entre 600-700 kilos ", ha explicado el director técnico, quien ha advertido de que algunas fincas se quedarán por debajo de los 500 kilos, e incluso alguna parcela no se cosechará.

  

Según sus datos, la zona más afectada es la del entorno de Mayorga  -también es la que aglutina menos producción-, mientras que las mejores parcelas, que ha llegado a catalogar como "buenas" por la particularidad de su terreno ya que conserva mejor el agua, están en el enclave entre Tordesillas y Torrelobatón, en localidades como Villán, Velliza o Bercero.

  

Una zona en una situación "intermedia" aunque también con una producción "no muy alta" sería la situada en el entorno de Trigueros del Valle, Corcos y Montealegre.

  

La superficie sembrada de lenteja de Tierra de Campos ha alcanzado esta campaña las 2.250 hectáreas, unas 400 menos que el año anterior por esas lluvias de un invierno "muy largo" que obligaron a retrasar la siembra de esta leguminosa e, incluso, a cambiar este cultivo por el girasol.

  

El director técnico de la IPG Lenteja de Tierra de Campos ha admitido además un descenso de la superficie sembrada respecto a años récord, como 2011 y 2012 cuando se rozaron las 4.000 hectáreas dedicadas a la tradicional legumbre de esta zona por un menor precio entonces de la cebada, ahora mucho más elevado.

 

VALLADOLID Y LEÓN UNIDAS POR LA LENTEJA

  

Finalmente, ha recordado que aunque la producción mayoritaria de la lenteja de Tierra de Campos corresponde a la provincia de Valladolid la comercialización se realiza desde León, donde están los principales envasadores a nivel nacional, de modo que "Valladolid y León están unidas por la lenteja".

 

Javier Alonso Ponga ha significado la "excelencia" de la lenteja de Tierra de Campos con un "vínculo real" entre su calidad y su origen geográfico. Esta leguminosa se cultiva en tierra de llanuras alomadas y en un suelo libre de contaminación al que favorecen el sol del mediodía y las suaves o frías temperaturas matutinas y vespertinas "que crean un entorno agroclimático ideal que permite una lenta maduración de estas lentejas de excelente calidad".

  

El director técnico de la IGP ha detallado además que la lenteja de Tierra de Campos es muy fina al paladar, ya que su pequeño diámetro (entre 3,5 y 4,5 milímetros) hace que no pierdan la cubierta de color pardo con puntos negros -el cotiledón es de color amarillo- cuando se cocinan.

  

Además, ha precisado, las lentejas no necesitan aporte extra de nitrógeno ya que la simbiosis con algunas bacterias del género Rhizobium las permiten aprovechar el nitrógeno del aire, que fijan dichas bacterias.

  

Por su parte, "su riqueza proteica y su alto contenido en fibra la hacen un plato necesario en una dieta equilibrada", ha concluido.