La hora del partido de la Selección condiciona a los aficionados vallisoletanos a La Roja

Aficionados en el Bar Justo de La Rondilla. JORGE IGLESIAS

No hubo demasiado ambiente en bares y cafeterías para ver el debut de la Selección Española, que se saldó con un triunfo in extremis ante la República Checa.

La Selección Española debutó en la Eurocopa de Francia 2016. La vigente campeona de las dos Eurocopas anteriores (2008 y 2012) pasó más apuros de la cuenta ante una correosa República Checa. Solo el cabezazo de Piqué en el último suspiro, gracias a un centro medido de Iniesta, desatascó el tapón de los checos.

 

La hora del encuentro, las tres de la tarde, no incitaba a los vallisoletanos a llenar bares y establecimientos hosteleros para presenciar el partido; más bien en la sobremesa de casa o en medio de la siesta.

 

No obstante, en la segunda parte; la hora natural del café o la partida hizo que aficionados a La Roja se acercaran hasta cafeterías y otros establecimientos a disfrutar de los últimos minutos del debut de la Selección en el torneo. Por cierto, a esas horas las calles de Valladolid estaban desiertas; quizá por el partido, quizá por la siesta…