Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La hora de la verdad; el Real Valladolid alza el telón de la Liga ante el Mallorca

El Real Valladolid, en un entrenamiento de pretemporada. BORIS GARCÍA

El conjunto de Rubi recibe este sábado en Zorrilla al bermellón a las 19.00 horas, con el objetivo de conseguir la primera victoria de la temporada.

CONVOCATORIAS:

 

Real Valladolid: Dani Hernández, Julio, Chica, Samuel, Valiente, Jesús Rueda, Peña, Mojica, Álvaro Rubio, Sastre, André Leao, Jeffren, Omar, Bergdich, Óscar, Jorge Hernández, Óscar Díaz y Roger.

 

Mallorca: Cabrero, Yeray, Joao, Agus, Bigas, Bustos, Pereira, Javi Ros, Alex Vallejo, Fofo, Pep Lluis Martí, Truyols, Gai Assulin, Cendrós, Marco Asensio, Company, Abdón y Brandon.

No va más. El Real Valladolid inicia este sábado la Liga tras una larga pretemporada en la que ha tenido tiempo de probarse, reprobarse y de crear un estilo al son que baila Rubi desde su desembarco en el banquillo blanquivioleta. El rival que estará enfrente, el Mallorca, no se trata de un cualquiera, pero la grada de Zorrilla se muestra tan impaciente como ávida de triunfos para volver cuanto antes a Primera División y el nivel de exigencia no será precisamente bajo.

 

Regreso a Primera. Tres palabras marcadas a fuego en la mente del presidente Carlos Suárez, Rubi y en la de cada uno de los miembros de la plantilla blanquivioleta. El entrenador se encargó de recordar en su presentación que no debe tratarse de una obsesión, pero qué menos que comenzar la temporada con altas expectativas. Todo o nada para abrir fuego.

 

Y es que el Pucela, para qué negarlo, llega como una moto al primer compromiso y con buenas sensaciones. La última, el enfrentamiento contra el Rayo Vallecano en el Ciudad de Valladolid que terminaron por llevarse los blanquivioletas por dos goles a uno y con momentos de juego vistoso para una grada que supo agradecerlo. El año pasado se perdieron en grandes dosis la posibilidad de divertirse en Zorrilla, de manera que este año, aunque sea en Segunda, la exigencia crece.

 

Por ahora, la plantilla y el propio Rubi parecen dispuestos a cumplir los deseos de la afición, que en estos últimos días ha pegado el correspondiente repunte de abonados antes del primer choque de Liga y ha rebasado los 10.000 aficionados, de manera que se espera una entrada media este sábado para el debut.

 

Mirando meramente lo deportivo, y más allá del balance histórico, que dicta que en las veintiocho ocasiones en las que Real Valladolid y Mallorca se han visto las caras en Zorrilla entre Primera, Segunda y Copa, diecisiete han terminado en victoria local, cinco en tablas y seis con triunfo visitante, lo cierto es que los de Rubi parecen favoritos en esta ocasión.

 

Las incorporaciones del Pucela, véase los Roger, Óscar Díaz, Mojica, Chus Herrero, Timor y compañía, son argumentos más que suficientes pese a las bajas de otros tan trascendentales como Guerra, Manucho, Baraja, Rukavina, Víctor Pérez o Jaime. La historia en Segunda es diferente, y el perfil escogido personalmente por Rubi para los fichajes se agarran más a la palabra 'hombres' que a 'nombres'.

 

Y no solo está ahí la apuesta frente al Mallorca. El conjunto bermellón llega muy tocado en lo institucional, de manera que lo deportivo, de manera lógica, va detrás a la deriva. En un movimiento tan arriesgado como valiente, el mítico portero Dudú Aouate ha colgado los guantes para saltar de la portería a los despachos del club, convirtiéndose en propietario con solo 36 años.

 

Delicada situación económica, que ha hecho que casi veinte jugadores de la temporada pasada hayan hecho la maleta para desaparecer de Mallorca, tales como Nsue, Hemed, Ximo Navarro o Nunes. A la cantera no le ha quedado otra opción que tomar el poder, máxime teniendo en cuenta que Valery Karpin ha sido la apuesta de Aouate cuando Miquel Soler, puesto en el banquillo por Miguel Ángel Nadal, no era del agrado del ex portero. Toda una locura a apenas unas semanas de comenzar la Liga.

 

Así las cosas, es momento de que el Real Valladolid pesque en aguas revueltas. Los mallorquines, si bien han conseguido imponerse en dos de los cuatro choques de pretemporada ante Getafe y Cartagena, han empatado contra Núremberg y han hincado la rodilla frente a Millwall, no han conseguido ganarse la confianza de una grada que mira con recelo a un equipo que no sabe qué esperar esta temporada. Zorrilla decidirá este sábado a partir de las 19.00, en una contienda que dirigirá Arias López.

Noticias relacionadas