La historia del exdiputado que descubrió el escándalo del Instituto Nóos

El exdiputado balear Antoni Diéguez. Foto: EP

El exdiputado Antoni Diéguez fue quien denunció el caso Nóos hace once años: "Se ha reforzado el Estado de Derecho". Considera "accesorias" las penas que se impongan y reconoce que "no me esperaba que llegara nunca una investigación sobre este asunto".

El exdiputado socialista que denunció el caso Nóos hace once años, Antoni Diéguez, ha celebrado este viernes la inminente notificación de la sentencia y ha asegurado que con esto "se ha reforzado el Estado de Derecho". Así se ha expresado Diéguez en declaraciones a los periodistas ante la sede de la Fiscalía en Palma, donde ha mantenido que "hace once años y un día no me esperaba que llegara nunca una investigación sobre este asunto".

 

De hecho, Diéguez ha indicado que esperaba "que si alguien iba a tener problemas" iban a ser quienes denunciaban. En este sentido, ha insistido en que el Estado de Derecho se ha visto "reforzado" porque "nadie en 2006 hubiera pensado" que se sentaría la Infanta en el banquillo. "Los ciudadanos vemos que todo el mundo es igual ante la ley y que todo el mundo tiene que pasar por los mismos trámites", ha mantenido el exdiputado.

 

Por otra parte, aunque haya tardado 11 años, cree que la sentencia debe "reconfortar a todos los que creemos en el sistema", que "funciona". "Es un día importante para el Estado de Derecho", ha aplaudido Diéguez, que ha recalcado que la sentencia "implica llegar al fondo del asunto". Paralelamente, ha restado interés a las penas de prisión o multas que se puedan imponer, que considera "algo accesorio" si bien reconoce que es "lo más duro para los que están encausados": "Lo que me interesa es que los delitos no se vuelvan a repetir", ha concluido.

 

 

DENUNCIÓ EL CASO EN EL PARLAMENT HACE ONCE AÑOS

 

El caso Nóos nació de una pregunta parlamentaria. Según ha explicado Diéguez en varias ocasiones durante estos once años, descubrió irregularidades en los papeles que remitió el Govern en respuesta a una pregunta parlamentaria en 2006. El diputado socialista difundió entonces que el Govern de Matas había pagado 1,2 millones de euros a la Fundación Nóos para que celebrara en Palma de Mallorca un Foro sobre Turismo y Deporte entre los días 22 y 25 de noviembre de 2005, lo que tiempo después desencadenó el proceso judicial que hoy recibirá sentencia.