La historia de la Policía Municipal de Valladolid en una muestra fotográfica en la Casa Revilla

Imagen de la presentación de la muestra.

Hasta el día 2 de octubre se podrá visitar esta selección fotográfica titulada 'Guardia, 190 años de historia de la Policía Municipal de Valladolid'. 


 

La concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo; el de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez; la intendente jefe de la Policía Municipal, Julia González Calleja, y el historiador comisario de la exposición, Enrique Berzal, han presentado este martes la exposición 'Guardia'.

 

Ana Redondo ha aseverado que "Valladolid debe mucho a la Policía" por "garantizar los derechos de los ciudadanos" y hacer de ella una ciudad más "libre" y "justa". Por su parte, Luis Vélez ha agradecido el "cariño" con el que se ha acogido la propuesta.

 

Julia González Calleja se ha mostrado "emocionada" al entrar en la exposición y encontrar a su padrino, que le puso la placa hace 32 años, en una de las fotografías.

 

Enrique Berzal ha explicado que 'Guardia' recoge las diferentes etapas históricas de la Policía Municipal con ánimo divulgativo y en un lenguaje "cercano" al público.

 

HISTORIA DEL CUERPO

 

El 12 de enero de 1826 se creó en Valladolid la Partida de Capa, cuerpo armado no militar cuya principal misión consistía en solventar el "problema de inseguridad ciudadana". El impulsor de este organismo, antecedente remoto de la actual Policía Municipal, fue Prudencio de Guadalfara Aguilera, el cual se encuentra retratado en una de las instantáneas.

 

Problemas motivados por la competencia entre los estamentos civil y militar motivaron la disolución del cuerpo y la creación, en 1833, de la Junta de Policía Urbana, formada por celadores que debían procurar el cumplimiento de lo establecido en los bandos municipales, especialmente, todo lo relacionado con la limpieza y ornato de las calles.

 

El 29 de diciembre de 1856 se creó, a partir del Cuerpo de Celadores de Policía Urbana y Alguaciles, el Cuerpo de la Policía Municipal, que comenzó a funcionar en 1858 con un jefe, un guardia de primera, 16 guardias y un presupuesto de 45.000 pesetas. El primer Reglamento de este cuerpo data de 1866.

 

Más adelante, en 1893, se unificó con el Cuerpo de Serenos, con lo que sumó 151 miembros, y, en 1898, adoptó, definitivamente, el nombre de 'Guardia Municipal'. En aquel momento, se distribuía en las secciones de Guardia Municipal Diurna, Nocturna y Montada, y solo la segunda podía portar armas. En 1915, con una plantilla total de 155 miembros, se creó un nuevo cuerpo para el servicio diurno, denominado Cuerpo de Policía Urbana de Valladolid.

 

En 1918, se suprimió el cuerpo de vigilantes nocturnos o serenos, por lo que todo el personal pasó a denominarse 'Guardia Municipal de Valladolid' y, para poder formar parte del mismo, se dispuso la obligación de superar una oposición. Al año siguiente, se estructuró el cuerpo en vigilancia de vereda o diurna, vigilancia nocturna y sección ciclista.

 

Durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) se introdujeron novedades como la creación del puesto de la guardia intérprete en un lugar próximo a la estación de ferrocarril, cuya misión era servir de asesoramiento y guía a los turistas y a otros visitantes extranjeros.

 

El incremento de población y la mayor demanda de servicios hicieron que el cuerpo de guardias municipales de Valladolid sumara 228 efectivos en 1948, el año siguiente se creó la sección montada para vigilar zonas y barrios del extrarradio como La Overuela y El Pinar.

 

El año 1952 supuso un "hito importante" en la historia de la guardia municipal, pues fue entonces cuando se promulgó la primera legislación unificadora que creaba oficialmente la Policía Municipal, al tiempo que detallaba una estructura jerárquica que comenzaba en el Gobernador Civil, pasaba al alcalde y llegaba hasta el Jefe del Cuerpo.

 

Con la adquisición, en 1957, de cinco motocicletas de la marca Montesa se creó la Sección de Tráfico Motorizado, que aportó mayor movilidad al cuerpo, completó el servicio de vereda y supuso el fin de la sección ciclista.

 

En la década de 1970 se produjo la incorporación de la mujer mediante la creación de la Escala Femenina, aquellas primeras policías no se podían casar, su trabajo se limitaba a las oficinas y debían llevar el pelo recogida.