La hija de Isabel Carrasco recibe la Medalla de Oro de la Provincia otorgada a título póstumo

Loreto Rodríguez con la medalla póstuna a su madre

Se trata de la máxima distinción que recoge el reglamento de la institución provincial.

Loreto Rodríguez ha recibido la Medalla de Oro de la Provincia, máxima distinción de la Diputación de León, que ha sido otorgada a título póstumo a su madre, Isabel Carrasco, presidenta de la institución provincial durante los últimos siete años que fue asesinada el pasado 12 de mayo.


Loreto Rodríguez ha recogido el galardón de manos del actual presidente de la Diputación, Marcos Martínez, durante un acto emotivo al que han acudido las principales autoridades políticas de la provincia y, también, los familiares más cercanos de Isabel Carrasco, entre los que se encontraban sus hermanas y su pareja.

La hija de la fallecida ha agradecido "de corazón" las muestras de cariño hacia su "admirada y añorada madre", así como "las palabras de consuelo" en estas últimas semanas, que ha calificado de "muy difíciles".

También ha querido recordar la figura política de Isabel Carrasco. "Sólo quiero evocar la enorme ilusión y trabajo que desempeñó en esta provincia a la que dedicó sus mayores esfuerzos y una buena parte de su vida, y su ilusión por fomentar su crecimiento y favorecer el trabajo de sus habitantes".

Loreto Rodríguez Carrasco no ha podido a evitar emocionarse al recortar a su madre, de la que ha dicho solo poder resaltar "sus virtudes y permanente lucha por la región". "Siempre mi madre estará en el corazón de todos nosotros y en nuestra memoria", ha agregado tras recibir el galardón.

TRABAJADORA INCANSABLE

Por su parte, el presidente de la Diputación, ha explicado que la institución provincial hace entrega a Isabel Carrasco a título póstumo de la "más alta distinción que recoge el reglamento" de esta Administración por tratarse de "una incansable trabajadora al servicio de los ciudadanos".

Martínez ha añadido que la que fuera presidenta de la institución durante los últimos siete años, era "el alma de esta institución, el coraje y la fuerza de la Diputación de León" y que "su forma de entender la política permanecerá para siempre entre los muros del Palacio de los Guzmanes".

Además, ha resaltado su valía profesional y la ha calificado como "un ejemplo de entrega y dedicación" y como "una gestora precisa, meticulosa y justa comprometida con todos y cada uno de los municipios de la provincia".

Un homenaje, ha manifestado Marcos, compartido por la "unidad de la corporación municipal", pero que nunca hubieran querido realizar "por tan tristes circunstancias" y por "un acto atroz, cruel y lamentable" que ha dejado "un vacío inmenso e inexplicable".