La hermana del joven asesinado en el Ejido (Almería): "Era un niño, hacía vida normal y no era malo"

La hermana del joven presuntamente asesinado en El Ejido (Almería) por dos menores de 14 y 16 años de edad se ha manifestado este viernes junto con su familia y allegados a las puertas de la Ciudad de la Justicia, donde, tras una pancarta en la que reclamaban 'Justicia para Nasar', ha asegurado que su hermano "era un niño" que "hacía vida normal" y "no era malo" sino "muy tranquilo".
ALMERÍA, 15 (EUROPA PRESS)



La familia de Nasar, que también portaba fotografías de la víctima, han reclamado la modificación de la Ley del Menor y ha considerado que los presuntos autores de la muerte del joven de origen marroquí no deberían ser juzgados bajo esta legislación sino "como los criminales que son, porque lo que han hecho no es de ser menores".

Najlae Ou Chaieb ha asegurado en declaraciones a los periodistas que "va a luchar todo lo que pueda" por que se haga "justicia" ante la muerte de su hermano, cuya desaparición denunció 48 horas después del día de los hechos, según ha relatado. En este sentido, ha criticado duramente la acción policial durante el periodo en el que el joven de 18 años de edad seguía desaparecido hasta que fue descubierto por unos viandantes semienterrado en la playa de Almerimar.

"Han pasado de nosotros olímpicamente", ha dicho visiblemente afectada la joven, quien ha asegurado que facilitó a la policía "todo tipo de información" y la relación de su hermano con los presuntos implicados en el crimen, de los que señala que son "menores pero asesinos", tal y como han mostrado en una segunda pancarta.

Los familiares, que han increpado a uno de los detenidos a su entrada a la sede judicial, ya que este viernes han prestado declaración ante la Fiscalía los cuatro presuntos encubridores del asesinato; han explicado que el joven fue "engañado" por sus supuestos agresores para acudir a una cita en la que "le tenían que dar algo". "Lo engañaron, era muy inocente. Si hubiera tenido maldad, no habría caído", han dicho.

LIBERTAD VIGILADA

Con respecto a los cuatro menores de entre 14 y 17 años --dos chicos y dos chicas-- detenidos como presuntos encubridores del apuñalamiento mortal de Nasar, el juez de Menores ha decretado libertad vigilada para todos ellos al considerar que todos eran conocedores del crimen y no lo relevaron

Fuentes del caso han indicado a Europa Press que los cuatro menores han declarado ante la fiscal que guardaron silencio sobre el asesinato "por miedo a represalias" por parte de los presuntos autores materiales si bien la Guardia Civil considera, de acuerdo al contenido de las intervenciones de sus teléfonos autorizadas por el juez, que participaron "activamente" en "mantener el secreto" e, incluso, les "apoyaron".

Los cuatro han reconocido que "sabían" que entre la víctima y los principales imputados por el crimen existía "trapicheo" con objetos de valor como "teléfonos móviles, bicicletas y videoconsolas". Las escuchas practicadas y contenidas en el sumario revelarían, no obstante, que todos los implicados en los hechos tenían "algún tipo de relación con el menudeo de droga" aunque ante la sede judicial ninguno de los seis detenidos ha hecho mención a este extremo, según han asegurado las mismas fuentes.

Durante la comparecencia posterior, la fiscal ha interesado la adopción de la medida de libertad vigilada aunque el letrado que ejerce la acusación particular por parte de la familia de la víctima se ha opuesto y ha solicitado el internamiento en centro de menores. El juez se ha avenido a la petición del Ministerio Público y ha decretado para los cuatro libertad vigilada.

El contenido de la medida y las reglas de conducta que deberán adoptar en cumplimiento de la misma se concretaran la próxima semana durante una nueva comparecencia ante el juez a la que serán citados una vez que el equipo técnico integrado por psicólogos, educadores y trabajadores sociales hayan elaborado su informe.

Por su parte, los dos principales acusados, de 14 y 16 años, y de nacionalidad española, admitieron en su testimonio el jueves en sede judicial su participación "directa" en el apuñalamiento, por lo que el juez acordó, tras la petición de la fiscal, el internamiento de ambos en un centro de menores en régimen cerrado como presuntos autores de un delito de asesinato.