La guía del Románico de la provincia de Valladolid busca atraer turistas a las zonas de interior

La publicación cuenta con casi 90 testimonios románicos dispersos por la provincia. Se han editado 1.200 ejemplares de la guía, que ya está a la venta en librerías y centros especializados.

La Fundación Santa María la Real y Cajamar han presentado este viernes la guía del Románico correspondiente a la provincia de Valladolid, que como ha explicado su autor, José Luis Hernando Garrido, muestra un "conjunto singular" de edificios que quizás en su momento han tenido "escaso protagonismo" con respecto a los de otras provincias castellanoleonesas por ser ubicados en un estilo "tardío y rural como si fuera algo negativo". Hernando ha presentado esta nueva guía acompañado por el director de la Fundación Santa María la Real, Juan Carlos Prieto Vielba, y el director de Relaciones Institucionales de Cajamar, Teodoro Hernández; quien ha subrayado que con esta edición se busca "atraer más turistas" a las zonas de interior.

  

Después de las ya publicadas guías de las provincias de Palencia, Burgos, León, Zamora y Soria así como otra que reúne los principales pórticos románicos de la región, llega ahora el momento de la provincia vallisoletana con casi 90 testimonios románicos dispersos por la provincia, con la intención de "contribuir a su mejor promoción y difusión". José Luis Hernando ha aseverado que posiblemente estas muestras artísticas "nunca recibieron el aval de suficiencia" o incluso "no fueron atendidas con suficiente celo por los investigadores" al ser tildadas en muchas ocasiones de "tardías y rurales como su fuera algo malo". Todo ello, ha recalcado, se revela como "injusto" al observar un "nutrido lote" de edificios de gran interés.

 

Sí que considera cierto Hernando que el románico de la provincia de Valladolid tuvo un "menor esplendor" que el de otras provincias como Palencia o León, pero aún así se conservan conjuntos llamativos como la iglesia de la Anunciada de Urueña o la ermita de San Juan en Arroyo de la Encomienda.

 

La provincia cuenta con otros testimonios señeros como la iglesia de Santa María de Wamba, y otros templos menos conocidos, como los de Fresno el Viejo o Santervás de Campos, "iniciados en piedra y continuados en ladrillo", quizá, por la dificultad económica para el mantenimiento de las canteras o, por la cercanía y facilidad para la obtención de la nueva materia prima. También ha destacado Hernando la peculiaridad del conjunto templario de Ceinos de Campos, del que "hoy sólo quedan algunos arcos" conservados en el Museo de Escultura de la capital vallisoletana. A todo ello, se añade que durante la realización de la guía y en los últimos años, ha detectado una importante labor de recuperación en localidades como Curiel de Duero o Cogeces del Monte, por citar tan solo algunos ejemplos.

 

   La guía incluye, no obstante, dos estudios previos, uno relativo al territorio vallisoletano en los siglos del románico y otro referente al románico de la provincia de Valladolid, que ayudan a comprender mejor este tipo de cuestiones, para detenerse después en el análisis de todos y cada uno  de los testimonios recopilados, ordenados en función de su interés artístico y clasificados alfabéticamente por localidades. La información recogida en la guía se completa con un plano del territorio, que sirve para orientar al viajero en su recorrido y con un glosario de términos artísticos.

 

La publicación de estas guías llegó como una consecuencia de la participación de su autor en la Enciclopedia del Románico que, según Hernando, es de unas dimensiones tan grandes que llevó a plantear a la Fundación Santa María la Real la posibilidad de editar publicaciones provinciales más manejables, como estas guías.

 

Por último, cabe señalar, que se han editado 1.200 ejemplares de la guía, que ya está a la venta en librerías y centros especializados.