Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La gripe H7N9 produce cambios rápidos y progresivos en los pulmones

La gripe aviar H7N9 se caracteriza por cambios rápidos y progresivos en los pulmones y los tejidos conectivos pulmonares, según el primer estudio que describe los hallazgos radiológicos de la enfermedad que lo diferencian de otros tipos de influenza y cuyos resultados publica la revista 'Radiology'.

"La gravedad de estos hallazgos se relaciona con la gravedad de la situación clínica de los pacientes", dijo el coautor del estudio Zhiyong Zhang, del Departamento de Radiología en el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghai y en el Colegio Médico Shanghai de la Universidad de Fudan, en China.

 

H7N9 es un subtipo recientemente descubierto del virus de influenza aviar o "gripe aviar", según informa Europa Press. Los casos de infección por gripe aviar en los seres humanos por lo general se deben al contacto directo o cercano con aves infectadas, como los pollos domésticos, palomas o patos, o con superficies contaminadas con secreciones y excreciones de aves infectadas.

 

El primer brote humano de H7N9 se registró en China en marzo de 2013. Esta nueva cepa en humanos ha causado enfermedad respiratoria de forma severa y rápidamente progresiva y puede causar síndrome de dificultad respiratoria aguda, insuficiencia orgánica y muerte.

 

Para el estudio, el doctor Zhang y sus colegas evaluaron los datos clínicos y los archivos radiológicos de 12 pacientes con la influenza A del virus H7N9 que fueron admitidos en el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghai entre el 3 de abril de 2013 y el 20 de abril de 2013. Los 12 pacientes incluyeron nueve hombres y tres mujeres, de 47 a 81 años (con una edad media de 66 años).

 

Ninguno de los pacientes tuvo contacto con palomas o vovió en o cerca de una zona infestada de palomas. Un paciente tuvo pollos en su casa y cuatro habían ido a mercados distintos de los agricultores antes de la aparición de los síntomas, pero el resto de los pacientes no registraba antecedentes claros de exposición a aves de corral.

 

Todos los pacientes presentaron fiebre con temperatura de 38 º C a 40 º C, tos, falta de aliento y flema blanca y pérdida de fuerza en el inicio de la enfermedad o dentro de una semana, además de que rápidamente progresaron a neumonía grave y síndrome de distrés respiratorio agudo. Los intervalos entre el inicio de los síntomas y los exámenes iniciales por imagen variaron de uno a seis días para los rayos-X y de dos a nueve días para la tomografía computarizada (TC) torácica.

 

Las radiografías de tórax se tomaron uno o dos días después para controlar la progresión de la enfermedad y la respuesta al tratamiento. Diez de los pacientes fueron sometidos a seguimiento mediante TC entre dos a ocho días después del examen inicial.

 

Los hallazgos radiológicos incluyen vidrio deslustrado (un área nebulosa en los pulmones, con la apariencia de vidrio esmerilado) en los doce pacientes, consolidaciones (regiones de tejido pulmonar llenos de líquido) en once pacientes, broncograma aéreo (bronquios llenos de aire que se hacen visibles por la inflamación en los tejidos adyacentes) en once pacientes y engrosamiento septal interlobular (engrosamiento del tejido conectivo pulmonar) en once pacientes.

 

Las lesiones pulmonares afectaron a tres o más lóbulos en todos los casos, pero no se detectaron principalmente en el lóbulo inferior derecho. El seguimiento por tomografía computarizada (TC) en diez pacientes mostró una mejoría de las lesiones en tres pacientes y el empeoramiento de las lesiones en siete pacientes y los hallazgos de imagen reflejan estrechamente la gravedad clínica global de la enfermedad.

 

"La distribución y la muy rápida progresión de la consolidación, opacidad en vidrio esmerilado y broncograma aéreo, con los cambios intersticiales, en la neumonía H7N9 ayuda a diferenciarla de otras causas de neumonía", dijo el doctor Zhang. Si bien estas características de imagen son similares a las encontradas en otras enfermedades respiratorias, como la gripe H1N1, H5N1 y síndrome respiratorio agudo y severo (SARS), hay diferencias.

 

"Tanto la neumonía H1N1 como el SARS se distribuyen más periféricamente, con más cambios en los espacios entre los tejidos, y progresan con menos rapidez que la H7N9", resumió el doctor Zhang. "En nuestro estudio, la parte inferior del pulmón derecho es más probable que se trate, aunque no hay predilección lobar en los casos de influenza H5N1", concluye.